Jueves, 30 de mayo de 2024
Suscríbase
Jueves, 30 de mayo de 2024
Suscríbase
conflicto armado

Entregan cuerpo de un desaparecido hace 30 años en el conflicto armado

Antonio, cuyo nombre ha sido cambiado para proteger su identidad, ingresó siendo muy joven a las filas de un grupo armado, aunque en medio de la intensidad del conflicto jamás perdió el contacto con su familia, incluso logró ser padre de dos niños.

__

Bogotá, 13 sep (EFE).- La Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) entregó este miércoles el cuerpo de un desaparecido en el marco del conflicto armado colombiano y a quien su familia buscaba desde hace 30 años.

Con la información que la familia aportó y gracias al acompañamiento de una organización civil, la UBPD desarrolló una investigación humanitaria y extrajudicial que permitió la recuperación de un cuerpo; y tras el análisis genético de Medicina Legal, se logró establecer que corresponde a la persona que era buscada.

Antonio, cuyo nombre ha sido cambiado para proteger su identidad, ingresó siendo muy joven a las filas de un grupo armado, aunque en medio de la intensidad del conflicto jamás perdió el contacto con su familia, incluso logró ser padre de dos niños.

Un día de mayo de 1993, les dijeron a su abuela, su mamá y sus hermanos que al parecer Antonio, quien por entonces tenía 40 años, había muerto en un combate con el Ejército y que su cuerpo habría sido llevado a un municipio en el Casanare. Esa información no la recibieron de manera oficial sino a través de un comerciante que conocían.

Debido al deterioro del cementerio donde podría hallarse el cuerpo de Antonio y por los riesgos de seguridad que representaban su búsqueda y recuperación, la familia recibió el acompañamiento en ese proceso por parte de la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello.

En 2021, con la esperanza de que el Acuerdo de Paz de 2016 facilitara encontrar a su padre, su hijo acudió inicialmente a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y luego a la oficina en Bogotá de UBPD.

Él presentó la solicitud de búsqueda, aportó los datos que recogió acerca de la desaparición de su padre y la UBPD comenzó la investigación humanitaria y extrajudicial. En 2022, familiares y un equipo forense de la UBPD viajaron hacia un cementerio del Casanare donde estaría el cuerpo de Antonio.

ENTREGA DEL CUERPO

En un acto simbólico celebrado este miércoles, su familia recibió el cuerpo tras un largo proceso de búsqueda en el que nunca desfalleció. Del suelo del salón donde se celebró, brotó una gran mandala en forma de árbol en la que se podían ver desde las raíces hasta las últimas hojas de la copa.

Y regados, como si fuesen ramas y frutos, estaban algunos objetos que recordaban a Antonio y a su hermana María, que lideró fervientemente la búsqueda y murió sin poder confirmar que el cuerpo que habían encontrado era el de su hermano.

Las prendas de vestir como los sombreros que le gustaban a Antonio y unos pétalos de rosas amarillas, el color preferido de María, son parte del recuerdo y de la esperanza.

Luego del homenaje en el salón y después de una sentida misa católica presidida por el padre jesuita Javier Giraldo, quien ha impulsado la búsqueda de las personas dadas por desaparecidas en Colombia, el cuerpo de Antonio fue llevado a un cementerio de Bogotá donde esta vez, de manera digna, fue inhumado en un osario.

Así concluye la búsqueda del cuerpo, pero pervive la búsqueda de la verdad. EFE