Miércoles, 17 de abril de 2024
Suscríbase
Miércoles, 17 de abril de 2024
Suscríbase
barranquilla

‘Viene un crecimiento vigoroso en la generación de energía’

Luis Miguel Fernández Zaher lidera el holding Termocandelaria Power Limited […]

Luis Miguel Fernández Zaher lidera el holding Termocandelaria Power Limited (TPL), que opera las plantas de generación de energía TEBSA y Termocandelaria. TPL busca posicionarse como el jugador número tres de energía firme en Colombia.

La generación térmica es clave para mantener la confiabilidad del sistema energético nacional.

Termobarranquilla (TEBSA) y Termocandelaria, ubicadas en Soledad, Atlántico y Cartagena respectivamente, son las generadoras térmicas operadas por TPL, agente que cuenta con una capacidad instalada de unos 1.287 MW, representando cerca del 7% de la capacidad de generación eléctrica instalada del país, y alrededor del 23% de la capacidad de generación térmica total.

TPL es hoy el cuarto jugador de energía de Colombia, y busca posicionarse como uno de los primeros tres agentes generadores que brinden respaldo al sistema energético del país, ya que para el año próximo proyecta contar adicionalmente con la planta más eficiente de Colombia, una vez culmine la ampliación de Termocandelaria.

Con este proyecto de interés nacional, Termocandelaria incrementará su generación de 314 a 566 MW, aumentando en un 80% la capacidad térmica a gas de tecnología ciclo combinado, utilizando prácticamente la misma cantidad actual de gas natural. La mejora en eficiencia de la planta será de más del 35%, lo cual representa un salto significativo en la eficiencia económica del respaldo térmico, y en grandes beneficios medioambientales asociados.

“Con esta expansión, más la planta de TEBSA, TPL pasará a ser el jugador número tres en energía firme en el mercado”, y de origen 100% térmica, afirma Luis Miguel Fernández Zaher, presidente de TEBSA, quien nos habló del momento del sector energético y de los planes a futuro de las generadoras que representa.

Luis Miguel Fernández Zaher lleva más de 11 años al frente de TEBSA.

TEBSA nació tras la crisis del apagón en los años 90 ¿Cómo ha sido la evolución de la empresa en sus 26 años?

Sigue siendo un activo estratégico fundamental para el sector eléctrico colombiano. Hoy en día, TEBSA es la planta térmica más grande del país, con la mayor capacidad instalada, una de las más eficientes y la de mayor factor de utilización en el Sistema Interconectado Nacional. Así mismo, es el mayor consumidor individual de gas de Colombia y es el activo individual con mayor generación de energía firme del país. Hoy 26 años después, TEBSA sigue siendo tan importante para la región Caribe y para Colombia como lo fue desde el momento de su creación.

¿Con termoeléctricas como TEBSA y Termocandelaria podemos, entonces, mantener la tranquilidad ante los fantasmas de racionamiento?

TEBSA y Termocandelaria juegan un papel preponderante por el respaldo que ofrecen al sistema, cuando se presentan fenómenos como El Niño. Desde el último racionamiento entre el 91 y el 92 –y desde la incorporación al sistema de termoeléctricas como TEBSA, del esquema de cargo por confiabilidad y del esquema de servicios públicos con participación de empresas privadas– Colombia ha tenido más de tres fenómenos de estos y, a diferencia de algunos de nuestros países vecinos, el país no ha presentado racionamiento y ha podido sortear estos eventos gracias a la energía eficiente que las térmicas como TEBSA le entregan al sistema.

TEBSA es un jugador muy importante en materia de gas, que es su materia prima para la generación…

Sí, TEBSA es capaz de consumir más del 20% de la producción de gas nacional. Adicionalmente cuenta con la disponibilidad de abastecimiento de Gas Natural Licuado (GNL), ya que es un combustible que garantiza confiabilidad y eficiencia en la generación de energía. A su vez, hace de nuestros procesos más limpios y amigables. El GNL es una fuente que brinda confiabilidad energética porque respalda la generación térmica de energía eléctrica con gas y complementa la oferta y abastecimiento de gas para Colombia.

“TEBSA sigue siendo un activo estratégico fundamental para el sector eléctrico colombiano. Hoy en día es la planta térmica más grande del país”.

¿Cuántos beneficios ha traído que ustedes operen con gas natural?

TEBSA y Termocandelaria son dos de los pocos activos de generación de energía térmica del país que tienen asegurado el abastecimiento de combustible, a través de la única planta de importación y regasificación de GNL que existe en Colombia, lo cual, nos conecta con un mercado con una oferta de combustible amplia, eficiente, económica y amigable con el medioambiente como lo es el gas natural. Esto representa un beneficio para el país y la región, al poder consumir gas natural en reemplazo de combustibles líquidos. Esa importación de gas natural es necesaria por la caída que está teniendo la capacidad de producción nacional. El acceso a GNL ha evitado costos para la demanda de energía desde el 2016, cuando entró en funcionamiento, a hoy por valores superiores a los 1.800 millones de dólares. Eso se ha ahorrado el país gracias a este esquema. Esto es 40-45 pesos por KWh para los consumidores.

¿Qué tan importante es la sostenibilidad ambiental para TEBSA?

El gas natural es la tecnología de generación que empleamos nosotros en TEBSA y que también se emplea en Termocandelaria. Consumimos un hidrocarburo, el gas natural, que es el más eficiente, el más limpio y el más amigable con el medioambiente. También el de menor nivel de emisiones y el de mayor flexibilidad en los de su tipo. Eso nos permite poder reaccionar rápidamente ante las variaciones del despacho y la necesidad de orientar la capacidad de generación.

TEBSA y Termocandelaria hacen parte del holding Termocandelaria Power Limited (TPL).

¿Cuáles serían los retos hoy del sistema de generación de energía?

Hay importantes retos, dada la recuperación sólida que está teniendo la economía, una vez que entramos en esta fase de salida de la pandemia. De la mano de la recuperación, viene un crecimiento vigoroso de la demanda de la energía. Tenemos que asegurar que la capacidad instalada siga creciendo y sea suficiente para evitar racionamientos más adelante. En ese sentido, las inversiones en generación térmica deben seguir aumentando, de manera que Colombia siga teniendo un adecuado balance energético. Sin embargo, este crecimiento está sujeto a la evolución de la regulación, considerando en particular la revisión al esquema de remuneración de Cargo por Confiabilidad que está llevando a cabo la CREG, en donde se emiten señales que resultan contradictorias con la necesidad de confiabilidad que se presenta en Colombia. Uno de los principales retos es sintonizar la regulación con las necesidades de confiabilidad del país, para garantizar la viabilidad de las plantas que brindamos este servicio, y que el sector continúe siendo un destino atractivo para la inversión, de manera que se pueda seguir dando la expansión en capacidad instalada que el país necesita para asegurar su desarrollo.

Desde su punto de vista de empresario, ¿cómo ve la situación del país con los efectos de la pandemia?

El país ha atravesado una situación muy compleja e infortunadamente en este momento, como aún estamos empezando a salir de esta crisis, todavía como colombianos no tenemos la capacidad de ver lo que hemos vivido y cómo lo estamos superando. Yo creo que aquí ha habido un liderazgo relevante por parte del Gobierno y un manejo adecuado para poder salir de esta crisis. Los indicadores actuales que estamos viendo en cuanto a la recuperación económica lo están demostrando. El crecimiento de la demanda de energía y la reducción de la tasa de desempleo demuestra que el manejo que se le ha dado a la compleja situación está dando frutos, y que Colombia está empezando a salir de esta horrible pesadilla.