Miércoles, 22 de mayo de 2024
Suscríbase
Miércoles, 22 de mayo de 2024
Suscríbase
JAIME ARRUBLA Jaime Arrubla Marchas 21 de abril

Las marchas contra Petro

Más de este autor

Las marchas populares ocurridas recientemente fueron una realidad insoslayable; cientos de miles de personas salieron a marchar y protestar por todo el país, en forma pacífica, con toda una serie de mensajes en contra del Gobierno, sus reformas y sus desmanes, también muchos enarbolaban el “fuera Petro”, e incluso mensajes con contenidos de mayor calibre.

Aunque el presidente, en su retórica contestataria, salió primero a minimizar la intensidad de la protesta señalando que los marchantes eran muchos menos de los que en realidad se veían y luego, ante los hechos tozudos, pasó a deslegitimarla, acusándola de ser patrocinada por el paramilitarismo y la ultraderecha; para terminar posteriormente dando declaraciones, en las que se realiza una autovictimización, advirtiendo que lo querían matar y tumbar del poder, para el cual fue elegido legítimamente; sus alfiles más cercanos como la Sra. Sarabia y el ministro del Interior, en cambio y seguramente concertados, tomaron un lenguaje más consecuente, señalando que se debería reflexionar sobre lo acontecido con las marchas.

Desconocer las marchas y la cuantiosa participación ciudadana, sería como tapar el sol con las manos; pero sobre lo que sí cabe reflexionar, es acerca de cuál es su real significado y para qué sirven en una democracia.

Sin duda son una expresión popular de descontento con el Gobierno actual y sus políticas públicas. Sirven para que el gobernante, si es sensato, haga un alto en el camino y reflexione sobre lo que está fallando en sus políticas. Podría ser también un llamado a la concertación, para que el Gobierno abra un diálogo constructivo y discuta con las gentes acerca de lo que gusta o no de las reformas que quiere imponer.

Las marchas deberían entenderse como una gran oportunidad de escuchar a la gente y enderezar el trabajo de gobierno, sería la forma más juiciosa y constructiva de atender la voz populi. La democracia es una expresión popular, que articula el poder a través del derecho y en un Estado de derecho, cuando el pueblo habla, el Gobierno escucha.

Pero, cuando el gobernante es contumaz, no entiende razones y subestima los hechos indiscutibles como lo han sido las marchas, estamos en el peor de los escenarios. Las marchas se tornan entonces en ineficaces e inconducentes para buscar un fin loable y pueden convertirse en masas al garete, sin conducción y designio unificado; viene la violencia y la incitación a la rebelión y al desorden; todo ello no por culpa de las marchas en sí mismas o de la gente que participa en ellas, sino por la insensatez del gobernante que se cierra ante la evidencia de los hechos.

Esperemos que la respuesta del Gobierno, sea una reacción democrática a una problemática que no puede soslayarse; tiene la oportunidad de concertar, de corregir, de atender los reclamos sentidos de la gente, de apostarle a un país mejor, de construir unas políticas públicas inclusivas pero concertadas, o puede optar por el caos y por la destrucción. La historia es la que juzgará las decisiones que se tomen a consecuencia de las marchas populares contra Petro.