Lunes, 22 de julio de 2024
Suscríbase
Lunes, 22 de julio de 2024
Suscríbase
Estado colombiano

Estado colombiano reconoció culpa en crimen de Guillermo Cano

En una ceremonia, el Gobierno colombiano reconoció su fallo en proteger al destacado periodista, y se comprometió a seguir adelante con la investigación.

Foto: @MinjusticiaCo

Este viernes 9 de febrero, día del periodista, el Estado colombiano ha dado un paso al reconocer públicamente su responsabilidad en el asesinato de Guillermo Cano Isaza, director del diario El Espectador en 1986. Este crimen, perpetrado por la mafia que sembraba terror en el país, ha sido reconocido por primera vez como una falla en las obligaciones del Estado para garantizar el derecho a la vida y perseguir a los responsables.

La ceremonia, llevada a cabo en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación de Bogotá, fue un momento de trascendental importancia. El ministro de Justicia, Néstor Osuna, expresó disculpas a la familia Cano y se comprometió en nombre del Estado a continuar con la investigación del crimen. Además, reconoció que el periodismo de Cano fue un intento de exponer y detener la criminalidad que había infiltrado las estructuras estatales.

En la cuenta oficial de X, del Ministerio de Justicia, publicaron imágenes de la ceremonia, con el numeral: justicia social, asumiendo la responsabilidad del Estado en el asesinato.

La familia Cano, representada por Fernando Cano, hijo del difunto periodista, recibió el reconocimiento del Estado después de 37 años. Sin embargo, hicieron un llamado al gobierno para que este acto no sea simplemente un cierre del proceso, sino el inicio de un compromiso continuo con la justicia y la memoria de Guillermo Cano Isaza.

Temas relacionados


Pablo Beltrán

“Trabajamos para que la mesa de diálogos se reanude y el gobierno cumpla”: Pablo Beltrán


Gustavo Petro

"Si la ONU dijera que la cocaína es legal, se acabaría la guerra en Colombia": Gustavo Petro


Ministerio de Defensa

Ministro de Defensa y altos mandos realizan consejos de seguridad en Santander ante aumento de violencia