Miércoles, 17 de julio de 2024
Suscríbase
Miércoles, 17 de julio de 2024
Suscríbase
JAIME ARRUBLA Jaime Arrubla Gustavo Petro

El jefe de Estado

Más de este autor

Las enseñanzas que quedan de este episodio son bastantes. La primera, que el jefe de todos los funcionarios públicos es la Constitución, que es la que señala las competencias de cada cual; además, que la prudencia enseña que no se debe hablar de más, ni dejarse jalar la lengua”

Jaime Alberto Arrubla Paucar

Presidente Revista Alternativa

Cuando el presidente de la República recuerda que es el jefe de Estado, tiene toda la razón, pues así lo señalan los artículos 188 y 189 de la Constitución; sin embargo se equivoca, cuando a renglón seguido dice que es el jefe del fiscal. La jefatura de Estado simboliza la unidad de la nación, le corresponde la coordinación armónica de las ramas del poder público para lograr los fines del Estado, la representación frente a la comunidad internacional; pero en ningún caso, significa ser superior de las otras ramas del poder público. Pero por supuesto que un político de experiencia y versado en estos temas, como Petro, lo sabía.

La verdad es que al fiscal le “jalaron la lengua” y en una reacción inusitada y salida de contexto, se vino con una catilinaria, delante de toda la primera línea de la Fiscalía, frente a todo el país, en tono más político que prudente, a protestar por el atropello a su independencia como ente adscrito a la Rama Judicial, así no tome decisión judicial alguna. Pero no fue suficiente el reclamo de su independencia constitucional, además, se fue “lanza en ristre” contra la persona del presidente de la República, recordando su pasado revolucionario y engrosando su prontuario judicial; enrostrando como un defecto la amnistía que se le concedió al M-19 en el pasado y repito, todo esto delante de toda la cúpula de la Fiscalía, los que además quedaron notificados de la animadversión del fiscal, frente a la persona del presidente y su familia.

Como consecuencia de todo lo anterior, se suceden dos hechos que bien vale la pena analizar: El primero, como era de esperarse, el hijo del presidente aprovecha la prédica y recusa a toda la Fiscalía, pues no siente tener garantías para que allí se adelante la investigación por sus recientes escándalos y con razón, después del discurso del fiscal en vivo y en directo. Más clara la causal de apartamiento no puede ser para el fiscal y toda su cúpula y sus subalternos. Aunque el hijo del presidente no goza de fuero alguno y lo investiga un fiscal independiente, lo más conveniente sería que actuara un fiscal ad hoc, pues los superiores administrativos de quién conozca del caso, son de libre nombramiento y remoción del fiscal general; lo pueden trasladar o asignarle el caso a otro más conveniente; sin duda, la independencia está comprometida.

Lo segundo, fue la reunión del presidente con la cúpula del poder judicial para repasar las lecciones de derecho constitucional sobre la independencia de los poderes públicos; conveniente para limar asperezas por los desplantes presidenciales y entretenida para un café, pero insulsa; ese tema se supone, lo estudiaron en la facultad de derecho. Estoy seguro de que todos aprendieron la lección.

Las enseñanzas que quedan de este episodio son bastantes. La primera, que el jefe de todos los funcionarios públicos es la Constitución, que es la que señala las competencias de cada cual; además, que la prudencia enseña que no se debe hablar de más, ni dejarse jalar la lengua; que la independencia judicial se ejerce, ello es más importante que reclamarla. ¡Ah! Por último, que “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.