Lunes, 15 de abril de 2024
Suscríbase
Lunes, 15 de abril de 2024
Suscríbase
Emmanuel macron

Turbulencia en Francia con la reforma a las pensiones

Las protestas contra la reforma de las pensiones, tiene también incubado el rechazo de los franceses al orden social que ha impuesto el gobierno de Macron

Por: Alejandra Meléndez

Periodista y editora multimedia

@alemelendezg

Las calles de París llenas de basura, paros en el sector del transporte, “conciertos de cacerolas” y millones de ciudadanos manifestándose en las calles, son algunas de las imágenes que han dejado las protestas de los franceses en contra de la reforma a las pensiones de Emmanuel Macron, que prevé aumentar la edad de jubilación de 62 a 64 años. A partir del 19 de enero de este año, el descontento se ha venido agudizando, generando un movimiento social de gran envergadura.

Desde el inicio de la crisis ha habido más de una docena de protestas en distintas zonas del país, algunas con episodios violentos. Macron por su parte se ha mantenido en su posición y ha insistido en que los cambios aprobados por su gobierno eran la única respuesta posible ante el aumento progresivo del número de jubilados y de la esperanza de vida, cada vez mayor.

El Consejo Constitucional de Francia avaló la polémica reforma, mediante un fallo que representa una victoria política para el presidente francés. “¿Esta ley ha sido aceptada? Obviamente no —reconoció—. Pese a los meses de consultas no se pudo encontrar un consenso y lo lamento”, manifestó en un mensaje televisivo nacional y que sindicatos y oposición recibieron con mucho escepticismo.

También la oposición de izquierdas y la extrema derecha cuestionaron la buena voluntad del discurso presidencial. El fundador del partido izquierdista La Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon, consideró que Macron está “completamente fuera de la realidad y asume el robo de dos años de libertad”.

Para la líder ultraderechista Marine Le Pen, Macron vive “en un mundo paralelo”, ya que en vez de recuperar hoy el vínculo con la población retirando la reforma o anunciando un referéndum, eligió de nuevo darle “la espalda”.

Macron se fijó un plazo de 100 días para lograr apaciguar el país, justo para la fiesta nacional del 14 de julio, y fijó una hoja de ruta para su gobierno.

La salida

¿Cuál es la solución para esta crisis de las pensiones en Francia? Para Andrea Betti, doctor en Relaciones Internacionales y profesor de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, “el problema de las pensiones en Francia hay que enmarcarlo en el contexto de las pensiones en Europa, que se enfrenta a un reto demográfico muy importante debido a la pirámide poblacional, que indica una tendencia bastante negativa en términos de envejecimiento de la población, lo cual, implica que cada vez va a ser más difícil pagar las pensiones”.

Según datos de la OCDE, la población europea está envejeciendo. En 2018, la esperanza media de vida al nacer en los 27 países de la UE era de 81 años, con una media de vida para los hombres de 78.2 años (79.7 años en Francia) y para las mujeres de 83.7 años (85.9 años en Francia). Desde finales del siglo XX, la esperanza de vida en Europa ha aumentado aproximadamente un mes cada año, pero esta tendencia se está ralentizando.

De acuerdo con el analista, la decisión de subir en dos años la edad de jubilación de los 62 a los 64 años, son medidas parecidas que se están viendo en otros países y “la medida que ha tomado Francia va en la dirección correcta desde un punto de vista económico, pero se tenía que haber hecho de otra forma, desde el punto de vista del debate. La sociedad francesa lo ha interpretado como una imposición”.

Por su parte, Raquel García, investigadora del Real Instituto Elcano de Madrid, experta en temas de la Unión Europea, señala que el análisis sobre esta crisis hay que realizarlo mirando un plano más general, teniendo en cuenta lo que ha vivido Francia en los últimos años, y especialmente en el ciclo legislativo del año anterior, en el que quedó en evidencia el descontento social, el aumento de la desigualdad, la inflación, la pérdida de confianza en las instituciones y la lejanía entre la sociedad y los partidos o movimientos solidarios políticos. “Hay que buscar otra aproximación a los retos que hay, que en este caso es la sostenibilidad de las pensiones”, señaló a Alternativa.

Los puntos de la reforma

La reforma plantea el aumento de la edad de jubilación de los 62 a los 64 años y otro de los puntos centrales de la ley y que ha causado el gran malestar y descontento en la población francesa es que ahora se adelanta la exigencia de 43 años de cotizaciones para cobrar la pensión plena. Esta medida fue adoptada en 2014 y planteaba que, progresivamente, hasta el año 2035, se pasase de exigir 41 a 43 años de cotizaciones para tener derecho a cobrar la pensión plena. Ahora acelerará su aplicación hasta 2027.

Para lograr la pensión, con los cambios que pretende Macron, los franceses deben trabajar más para cotizar los años necesarios. Otro de los puntos de la reforma es que la edad en la que todo el mundo podrá cobrar la pensión plena será 67 años, hayan cotizado 43 años o menos.

El origen de las protestas

Las pensiones en Europa son uno de los pilares básicos del Estado del bienestar y uno de los elementos más significativos de lo que significa una sociedad del bienestar. Para lograrlo, los diferentes países de la UE tienen tres enfoques: asistencia, seguro de vejez y una pensión mínima garantizada. Betti señala que “al verse como un verdadero derecho para los franceses explica el por qué de esta reacción tan radical, pero al mismo tiempo sirve para medir un poco la situación de Europa y, su incapacidad de entender los cambios, de reaccionar a los cambios y compararse con el resto del mundo”.

¿Por qué ha sido tan fuerte la reacción de los franceses? García explica que “por un lado viene de una cultura francesa que ya hemos visto anteriormente con la movizilización de los chalecos amarillos, o cuando se van a adoptar medidas que van a suponer un recorte en aspectos sociales o en el Estado del bienestar. En ese sentido es una sociedad especialmente contestataria y por otro lado, por ese caldo de cultivo y de hartazgo que ya venía acumulándose desde hace tiempo. No es nuevo, no es una cuestión aislada”.

Betti, afirma que las protestas tienen una razón justificada, por el hecho de criticar la manera en que se ha llevado a cabo esta reforma, pero subraya que “no hay que olvidarse del componente demagógico”, y añade, “Francia tiene partidos populistas de distinta naturaleza tanto de derecha como de izquierda, antes tenía sólo de derecha. Ahora también tiene un fuerte movimiento en la izquierda que es la Francia Insumisa y no podemos olvidar, que esta reacción tiene que ver con los procesos electorales que vendrán y con la posibilidad de que sea elegido un nuevo presidente o presidenta. Cuando Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon, demuestran su solidaridad hacia estas protestas, no dudo que lo crean de verdad, pero hay un componente demagógico muy fuerte. Prometer un futuro donde se trabaja poco y se cobra una pensión muy alta, funciona muy bien a nivel electoral”.

¿Habrá cambios? el experto resalta que muy posiblemente no.

Lo que sí subraya es que “inevitablemente en el futuro la edad de jubilación tendrá que subir más, no hay mucha salida frente a esto. Habrá que estudiar formas, de involucrar los agentes sociales, los sindicatos, de hacerla de manera más consensuada, pero que la dirección, es esta, de trabajar más, es inevitable, lo dice la demografía, la situación socio-económica de los países europeos y es por esto que quizás sería bueno que el debate se diera a nivel europeo”.

Al cierre de esta edición, las protestas aún continúan, el descontento hacia la reforma de Emmanuel Macron se mantiene y de hecho, en su intento de un gran pacto social para promover la reconciliación y reconectar con la ciudadanía, lo han recibido con abucheos e incluso lanzamiento de huevos. ¿Cederá Macron ante la fuerte oposición política y social como ocurrió en su momento con el movimiento de los chalecos amarillos? Habrá que esperar cómo se desarrolla el tema en los próximos días en los pasillos del Palais de l’Élysée.

Guerra en Israel

Australia pide a Israel "rendir cuentas" por la muerte de humanitaria australiana en Gaza


Terremoto

Al menos siete muertos y más de 700 heridos en el mayor terremoto de Taiwán en 25 años


Baltimore

Continúa la compleja retirada de escombros del puente de Baltimore