Domingo, 19 de mayo de 2024
Suscríbase
Domingo, 19 de mayo de 2024
Suscríbase
Atlántico

Un estudio documenta la desaceleración de las corrientes atlánticas

Esto forma un circuito continuo que redistribuye el calor a través del océano.

Foto: EuropaPress

Un nuevo estudio ha documentado por primera vez una desaceleración significativa de un sistema crucial de corrientes oceánicas que desempeña un papel en la regulación de la Tierra.

Publicado en Frontiers in Marine Science, el artículo dirigido por el científico del Centro Interdisciplinario de Ciencias del Sistema Terrestre (ESSIC), Alexey Mishonov, examinó décadas de datos sobre la Circulación de vuelco meridional del Atlántico (AMOC) que se encuentran en el Atlas Oceánico Mundial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Mishonov, de la Universidad de Maryland, y los coautores Dan Seidov y James Reagan de NOAA descubrieron que el flujo del sistema actual se mantuvo estable y consistente desde 1955 hasta 1994. Sin embargo, a mediados de la década de 1990, la fuerza del AMOC comenzó a disminuir y la corriente comenzó a moverse más lentamente, lo que los científicos atribuyen al continuo calentamiento de la superficie del océano y los cambios que lo acompañan en la salinidad de sus capas superiores.

AMOC, que incluye la Corriente del Golfo, transporta agua cálida hacia latitudes más altas, liberando calor a la atmósfera y llevando aguas frías a los trópicos. Esto forma un circuito continuo que redistribuye el calor a través del océano.

"Si AMOC se ralentiza, el intercambio de calor se reducirá, lo que a su vez afectará al clima, haciendo que las zonas cálidas se calienten más y las frías se enfríen", dijo Mishonov en un comunicado. Esto podría provocar cambios climáticos globales, aumento del nivel del mar, impacto en los ecosistemas marinos y otras reacciones climáticas.

Una dinámica similar, pero muy exagerada y ficticia, impulsó la película "El día después de mañana" (2004), en el que un flujo de agua dulce proveniente del derretimiento de los glaciares provocó el colapso repentino de las corrientes del Océano Atlántico Norte, lo que provocó efectos extremos como supertormentas globales y la repentina aparición de glaciares en gran parte del hemisferio norte.

"Por supuesto, la mayoría de los científicos del clima no comparten estas fantasías de Hollywood, y nadie dentro de las comunidades científica cree que pueda suceder algo remotamente similar", dijo Mishonov sobre la película. "Sin embargo, la mayoría cree que una desaceleración sustancial de AMOC podría resultar en un cambio climático significativo que no se puede prever ni predecir. Por lo tanto, está plenamente justificado un mayor interés en la funcionalidad de AMOC".

Mishonov y sus coautores creen que la clave para comprender la trayectoria del clima oceánico es identificar cómo responde el clima del Atlántico Norte al calentamiento continuo de la superficie durante períodos de décadas.

Los investigadores utilizaron datos del Atlas Oceánico Mundial que cubren el período 1955-2017, así como datos de reanálisis climático sobre la tensión del viento decenal y los campos de altura de la superficie del mar del proyecto Simple Ocean Data Assimilation de la Universidad de Maryland para determinar las huellas dactilares de la circulación del Atlántico Norte y la dinámica de AMOC.

Los autores descubrieron que, aunque todo el Atlántico Norte se está calentando sistemáticamente, las trayectorias climáticas en sus diferentes subregiones revelan características radicalmente diferentes de variabilidad regional decenal, lo que refleja diversos patrones climáticos. Por ejemplo, si bien la temperatura aumentó gradualmente de 1955 a 2017, disminuyó en el Atlántico más septentrional de 1955 a 1994 y luego aumentó de 1995 a 2017. También se observan patrones similares en la salinidad y la densidad.

Esta variación en las características climáticas indica que la situación actual puede no predecir lo que deparará el futuro, incluso si la desaceleración de AMOC persistirá, se acelerará o disminuirá en la próxima década. Sin embargo, el documento sugiere que no se pueden descartar escenarios que impliquen una desaceleración o colapso de AMOC. A continuación, los autores planean explorar otras regiones del océano global para buscar patrones similares en la variabilidad de la temperatura y la salinidad a largo plazo.

EuropaPress

Temas relacionados

Al aire libre

Al aire libre


Pandebono

El pandebono fue elegido como el mejor pan del mundo


Restaurantes

The Madrid Edition: un imprescindible para visitar esta temporada


ciberseguridad

Si su contraseña es '123456' o 'admin' usted debe saber que es una criatura d emalas costumbres