Miércoles, 22 de mayo de 2024
Suscríbase
Miércoles, 22 de mayo de 2024
Suscríbase
Mr. Taxes

Mr. Taxes: ¿Nos van a meter la mano en el bolsillo con más impuestos?

Luis Carlos Reyes, director de la DIAN, es el funcionario de la administración del presidente Gustavo Petro, más seguido en redes sociales con más de 700 mil seguidores, se ha vuelto viral por sus videos en TikTok y hoy es conocido como Mr. Taxes

Luis Carlos Reyes, (39 años) es el director de la Dian, tiene pinta de seminarista. Metódico, de buenos modales, prudente al hablar, lector consumado, tímido pero sarcástico y con un enorme manejo de los temas económicos. Su amplia oficina luce ordenada, cada cosa en su lugar, una generosa biblioteca, con libros sobre economía, algunas novelas y donde no falta un ejemplar de la Biblia del Oso, una traducción que data de 1569.

Es historiador, con un máster y doctorado en Economía. Buena parte de sus estudios los ha realizado en prestigiosas universidades de Estados Unidos. Alumno aventajado que siempre se graduó con honores. A su regreso a Colombia trabajó como investigador y asesor de un comité del Icfes y posteriormente fue cofundador del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana que, sin querer queriendo, le abrieron las puertas del mundo político. Conoció al presidente Petro en el año 2021 cuando el entonces candidato estaba buscando asesores para su programa de gobierno en el tema económico. Se declara abiertamente petrista, porque cree a rajatabla que el país requiere de cambios sociales que mejoren la calidad de vida de los colombianos.

Luis Carlos Reyes es el funcionario de la administración del presidente Gustavo Petro, más seguido en redes sociales. Los colombianos lo bautizaron como Mr. Taxes. Es una celebridad en el universo digital, especialmente en TikTok cuando un ciudadano le preguntó: señor, director, ¿me puede decir cómo declararme a mi amiga? Grabó la respuesta de apenas 30 segundos en su móvil: “es el mismo principio que con la Dian. Lo mejor para todos es que sea sincero la primera vez”. Ya tiene 1.1 millones de vistas.

Revista Alternativa: Invitamos a nuestros lectores a través de las redes sociales para que nos mandaran una serie de preguntas y aprovechando que usted se ha vuelto un experto en redes sociales y con más de 700 mil seguidores, les pueda contestar esas preguntas. Va la primera:

Mr. Taxes, si en mi juego de Choques de Clanes tengo demasiados recursos, ¿debo declararlos?

Luis Carlos Reyes: Los recursos imaginarios no toca declararlos.

Mr. Taxes: ¿Por qué tengo que pagar el impuesto de vehículo particular sin que se me descuente el pico y placa?

Bueno, los impuestos vehiculares no son impuestos nacionales, entonces no están a cargo de la Dian, es una consulta que se les puede remitir a las autoridades territoriales competentes.

Y si a usted sí le tocará decidir, ¿cree que guardar el carro casi medio mes amerita que se pague la mitad y no todo el impuesto?

Creo que la política vehicular es compleja en Colombia. Creo que necesitamos, entre otras cosas, más transporte masivo para que haya cada vez menos necesidad de estas medidas restrictivas del uso de los vehículos particulares. El Estado tiene el reto de hacer estas inversiones en transporte masivo, como el Metro entre otras, para poder reducir estos problemas. O sea, unas por otras.

Usted dijo hace unos días que ganar más de 10 millones de pesos en este país solo lograba entre el 1 y el 2 % de la población. ¿Así de pobres somos?

Eso es verdad y creo que eso es algo que no sorprende que la inmensa mayoría de los colombianos vive esa realidad de que sus ingresos están muy por debajo de $10.000.000 al mes. Y el hecho de que haya un círculo de colombianos que se sorprendan por esta cifra, pero esa es la estadística real. Hay un círculo de colombianos que también tienen el poder económico, político, y cultural del país que históricamente están mandando. Personas que no salen de ese círculo y que ni siquiera conocen la realidad de la inmensa mayoría de los colombianos.

Luis Carlos Reyes, director de la Dian / Foto:Alternativa/Hansel Vasquez

Otra de las preocupaciones que nos han planteado los ciudadanos es que cuando van a hacer una compra al comercio les están preguntando si quieren o no la factura electrónica. ¿Es necesario hacer esa pregunta?

Si el cliente quiere la factura electrónica, se la tienen que dar independientemente si la compra es grande o es pequeñita. Se la puede exigir al establecimiento. Hay algunos establecimientos —muy poquitos— que no tienen esta obligación, que son los de las personas naturales no obligadas a llevar contabilidad. Pero entonces en ese caso el establecimiento tiene que mostrar el Rut donde diga que no está obligado a entregar factura electrónica. Pero la inmensa mayoría de los establecimientos tienen que expedir factura electrónica, siempre que se la pida el cliente. Más aún cuando la compra supera cinco unidades de valor tributario que son más o menos $250.000 pesos.

Bueno, pero la gente dice: hago la compra, estoy de afán y ahora me sacan un formulario, tengo que llenar una cantidad de datos para que después me invadan de publicidad a través de mis redes sociales y celular ofreciendo lo divino y lo humano. ¿Hay alguna forma de acortar ese proceso?

Lo primero, el consumidor no está obligado a dar ninguno de esos datos. Solo su cédula y lo demás que diga no. Nada más. No obstante, para los que tienen sus propios negocios, en ese caso sí tienen que entregar tres datos: nombre o razón social, cédula o Nit y correo electrónico. Con solo esos tres datos le tienen que dar la factura electrónica. O sea, no es obligatorio sentarse a llenar todo ese formulario, que es lo que está pasando.

Mr. Taxes, ¿la factura electrónica queda registrada en la base de datos de la Dian para luego clavarnos en la declaración de renta?

No, al contrario, la factura electrónica le ayuda a pagar menos impuestos. Si usted es una persona natural las compras que haga con medios electrónicos, por las cuales le expidan factura electrónica, usted puede descontarse hasta el 1 % de esas compras del impuesto de renta que tiene que pagar.

Es decir, ¿la factura electrónica termina siendo un beneficio para el contribuyente?

Sí. Es un beneficio para el contribuyente y de manera similar, si el contribuyente tiene un negocio, esas facturas electrónicas son el soporte de los costos y gastos que también le permiten reducir el impuesto que pagan.

Los ciudadanos también preguntan: ¿por qué no bajarle al porcentaje del IVA que es tan alto y eso aumentaría el consumo y habría un mejor recaudo, eso es verdad?

Creo que podría tener algún tipo de impacto sobre el nivel de consumo. Ese tipo de propuestas ciudadanas, que son totalmente legítimas, se hacen a través de leyes. Nosotros en la Dian no hacemos las leyes, solo implementamos las leyes que aprueba el Congreso.

¿Le gustan los días sin IVA, como lo hizo el gobierno anterior?

No. De hecho, en la reforma tributaria del 2022, nosotros desde el ejecutivo le planteamos al Congreso eliminar esos días sin IVA y se eliminaron. Primero, me parece un factor de distracción para la gente. Si uno tiene tres días sin IVA al año, quedan 362 con IVA. Me parece que es una cosa que desvía de la discusión muy importante que plantea usted en la pregunta anterior acerca sobre cuál es la tarifa de IVA que se debería tener. Cuáles son los productos que deben mantenerse exentos de IVA, que fue esa lucha que dio el paro nacional durante el Gobierno pasado. Y en últimas, también reduce el recaudo sin generar una transformación económica muy importante. Es una cosa que quizá es taquillera, pero desde el punto de vista técnico a quienes planteamos políticas tributarias usualmente no nos parece.

Mr. Taxes, ¿por qué no se pone la mano en el corazón e impulsa una buena amnistía para los morosos en lugar de meterlos a la cárcel? Los ciudadanos quieren llegar a un acuerdo para pagar, pero las exigencias de bienes inmuebles, pólizas que hoy ningún seguro vende, el acuerdo con la Dian es imposible.

Son preocupaciones muy legítimas y de hecho por eso se han tenido en cuenta. El senador Wilson Arias, del Pacto Histórico, está buscando mover una modificación al Estatuto Tributario, el cual cuenta con el apoyo técnico del Gobierno, para permitir un poco más de flexibilidad en esas negociaciones con los morosos, porque hoy en día, por más que queramos ayudar, las normas son muy claras con respecto a cuáles son los plazos que se pueden otorgar, las garantías que toca dar y nosotros, si no exigiéramos lo que dice la ley, pues estaríamos incumpliendo con nuestro deber. Pero una modificación legislativa que flexibilizara estas cosas, tendría mucho sentido.

Luis Carlos Reyes, director de la Dian / Foto: Alternativa/Hansel Vasquez

Mr. Taxes, ¿usted va a hacer lo mismo que está haciendo Hacienda en España con las estrellas de fútbol y artistas colombianos que nadie les esculca sus patrimonios?

Nosotros estamos priorizando a quiénes auditamos, pensando precisamente en cuáles son los que mayor cantidad están evadiendo impuestos y por lo tanto los que pueden generar un aumento más grande en ingresos para la Nación. Entonces, en la medida en que ese tipo de estrategias logre eso, claro, es algo que podemos hacer.

En este lío de los carrotanques en la Guajira, se ha descubierto que hubo consignaciones en efectivo por más de 900 millones de pesos. Es decir, que el negocio se hizo casi con plata en mano como cualquier negocio de narcotraficantes. ¿Ustedes han estado investigando el caso?

Sí, no podemos comentar sobre investigaciones referentes a contribuyentes específicos, pero desde luego que la Dian investiga casos en los cuales hay sospechas y sobre todo cuando la Fiscalía General de la Nación o cualquier ente competente solicita información a la entidad, se la entrega de la manera más rápida.

Usted hizo unas declaraciones que le cayeron rayos y centellas sobre el Estatuto Aduanero que tenía el país, que está hecho más para los contrabandistas y los malos que para los buenos. ¿Qué se está haciendo para salir de ese problema?

Habiendo identificado ese problema nosotros hicimos una nueva propuesta de Estatuto Aduanero que en este momento está finalizada. Está en este momento en el escritorio de los Ministerios de Comercio y de Hacienda, que son los que tienen que firmar antes de que lo haga el señor presidente de la República. Creo que aquí hay algo interesante es que esta reforma pasa de un Estatuto que está escrito para contrabandistas a un Estatuto que está escrito para proteger la producción nacional y para facilitar el comercio legal y seguro, es una de las grandes reformas de este gobierno.

Usted ha dicho que el recaudo en impuestos ha mejorado, que la gente está pagando juiciosa, que hay más plata para el Estado. Pero sale el ministro de Hacienda y dice que no, que esa platica no alcanza. Sale el presidente y dice que toca ir a buscar más créditos, más plata. ¿Cuál es la realidad de esto?

El recaudo el año pasado fue histórico, en términos de porcentaje del Producto Interno Bruto, que fue el 16,7 % del PIB, cuando nunca antes había sobrepasado el 15 % del PIB. Fue histórico también en términos del valor real del recaudo pues aumentó en más de 13 % real. Es decir, 13 % por encima de la de la inflación, incluso en un año de crecimiento económico muy duro. Entonces el recaudo ha crecido a un ritmo y a unos niveles históricos. Obviamente el gasto es alto. El Estado se financia por un lado con recaudo tributario; por otro lado, con algunos ingresos que tiene la Nación, por temas como las regalías del petróleo. De esas fuentes de recursos, la que lleva a plantear una serie de gastos, entonces todas estas variables macroeconómicas afectan muchísimo durante el transcurso del año. De pronto aquí el precio del dólar o la inflación, o el recaudo o el costo del endeudamiento, tuvieron un giro distinto al que se había proyectado y eso lleva a nuevas realidades.

¿Le preocupa que haya salido un informe que dice que la inversión de este Gobierno es muy baja?

Creo que esas afirmaciones hay que matizarlas bastante. Por un lado, si ven todos los temas de ejecución presupuestal, las cifras que reportan mis colegas del Ministerio de Hacienda, creo que hay que destacar que la ejecución presupuestal ha sido la más alta de la historia. Surgió una discusión válida acerca de si lo que uno tenía que ver era la ejecución como un valor absoluto o como una proporción de lo proyectado, pero lo cierto es que la ejecución es la más alta de la historia en términos de valor de la misma.

Pero la inversión por parte de los ministerios es muy baja…

Pero, ¿con respecto a qué? Hay distintos puntos de comparación. Baja frente a unas expectativas que son muy ambiciosas. Uno puede entrar a debatir qué tan ambiciosas debieron haber sido las expectativas, pero sería mucho más preocupante si estuviera baja frente a niveles históricos que no es lo que sucede. En esta época de redes sociales surgen unas sabidurías convencionales simplistas. Como que, por ejemplo, ahora todo el mundo en X sabe que la manera de medir la ejecución presupuestal es de una forma y no de otra. Si uno está en un seminario académico o una facultad de economía, le aseguro que podamos debatir eso por media hora y cada cual se lleva su visión. Entonces, pues hay que decir las cosas como son, sí es la ejecución presupuestal en términos de billete, es la más alta de la historia.

¿Esto es cómo la teoría de Maturana: perder es ganar un poco?

Pero es que aquí no se ha perdido nada. Esa es la diferencia.

Lo deja tranquilo lo que está haciendo el Gobierno con el tema de la salud. Girar directamente a los hospitales y a los proveedores. Hay quienes dicen que eso se había podido hacer hace un año y no este desgaste político que ha tenido el presidente en insistir en la reforma…

Pues creo que las intenciones del Gobierno en esto, son claras. Son las de lograr que la gente tenga la atención de salud que necesita y el Gobierno está utilizando las vías legales que existen. Creo que con el llamado que hizo el Gobierno estamos empezando a darnos cuenta que hay una crisis en el sistema de salud que requiere atención. Se propuso solucionar esa crisis a través de una reforma a la salud que obviamente es controversial y que se debatió en el Congreso de la República, cómo debe hacerse en una democracia. El Gobierno sigue preocupado con la salud de los pacientes y yo creo que a todos debería darnos tranquilidad que se está moviendo precisamente para garantizar esos pagos a los prestadores de salud.

Mr. Taxes, míreme bien a los ojos, ¿nos va a meter otra reforma tributaria?

Las reformas tributarias las hace el Congreso para llegar a nuevos impuestos o modificaciones a los impuestos existentes, hay que pasar precisamente por un proceso legislativo. La potencial reforma tributaria que se haga no buscaría un aumento del recaudo, sino que buscaría reducir la carga tributaria de algunas empresas que es excesivamente alta.

marchas

El alcalde Carlos Fernando Galán responde a encapuchados ante decisión de quemar autobús


Alcaldía de Bogotá

Alcalde de Bogotá, Carlos Galán, se reunió con presidente de la Corte Suprema de Justicia


ELN

"Se pactará con el que entienda qué es la paz": Antonio García