Jueves, 18 de abril de 2024
Suscríbase
Jueves, 18 de abril de 2024
Suscríbase
Cancillería

Las pilatunas de Álvaro Leyva

El supuesto chantaje y extorsión relatado por el canciller suspendido, cobró la cabeza de la columna vertebral de la Agencia Nacional de Inteligencia, que hizo el pago de 30 millones de pesos de los gastos reservados, a una fuente anónima que posteriormente denunció que se trataba de un escándalo mediático. Esta es la macondiana historia

El canciller suspendido Álvaro Leyva Durán, no ha dicho esta boca es mía para explicar el terremoto que se originó por cuenta de él en la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI). El anillo más cercano al presidente Gustavo Petro en lo que tienen que ver con la vigilancia del Estado a posibles intromisiones internacionales, a intentos que pongan en riesgo la soberanía, la protección de los derechos y libertades de los ciudadanos, incluso, la vida misma del primer mandatario.

El director de la DNI es de total confianza del presidente y sus informes son en su gran mayoría documentos top secret, por la delicada información que se maneja y que en muchas oportunidades solo conoce el presidente de la República.

Pues bien, Leyva logró mover los cimientos de la DNI con una historia macondiana que supo vender en la Casa de Nariño que, en una reunión con carácter reservado, se autorizó el uso de 30 millones de pesos de los gastos reservados para pagar una fuente anónima, que según el canciller suspendido tenía información de gran interés para el alto Gobierno y que estaba relacionada con directivos de la empresa que había ganado la licitación de los pasaportes.

Álvaro Leyva, el canciller suspendido, le vendió al Gobierno la historia de una supuesta extorsión y chantaje. Relató que una persona desconocida lo contactó por el chat de su celular personal para ofrecerle información sobre Camilo Bautista, uno de los socios dueños de Thomas Greg & Sons, porque había trabajado con él durante más de 20 años y conocía muchos de sus secretos.

Que con esa información se caía de inmediato cualquier posibilidad de entregarle la licitación de los pasaportes. En contraprestación, según Leyva, la fuente anónima pidió 50 millones de pesos, que después rebajó a 30 millones de pesos.

La otra historia

Nada de eso era cierto. La historia tomó otro giro, cuando la W Radio, contó la otra versión, en palabras de la persona que contactó al canciller Leyva. Y la sorpresa fue mayúscula. Sus declaraciones a los periodistas de la W fueron explosivas. Señaló que jamás se trató de un chantaje sino del montaje de un escándalo mediático con la participación del propio canciller y funcionarios cercanos a su despacho. Señaló que había sido contratado para montar la historia y después divulgarla en medios. Pero que en las reuniones previas se había acordado que nunca se haría denuncia alguna ante la Fiscalía, sino que el escándalo serviría para mitigar los problemas que se habían generado para el canciller por cuenta de la licitación de los pasaportes.

En otras palabras, el mensajero de Leyva dejó en claro que se trataba de una autoextorsión con el fin de lograr victimizar al ministro frente a los problemas que enfrentaba por la investigación que había abierto la Procuraduría y la demanda millonaria interpuesta por Thomas Greg & Sons que sobrepasaba los 117 mil millones de pesos.

Margarita Cabello Blanco, procuradora general de la Nación / Foto: Archivo Alternativa

En Palacio el canciller también señaló que por la información previa que había recibido, dejaba sin argumentos la férrea postura de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado y la Procuraduría, que exigían una conciliación con Thomas Greg & Sons y evitar la multimillonaria demanda.

Para Leyva vender su historia en Casa de Nariño no fue nada complicado. Sus largos años metido en las vicisitudes del conflicto armado en Colombia, sus tesis y análisis, su sagacidad para narrar, despiertan fácilmente el interés de su interlocutor.

De esa manera convenció al director de la Dirección Nacional de Inteligencia, Manuel Casanova, que fue citado de manera urgente a Casa de Nariño a comienzos de enero del presente año. La reunión en Palacio fue de carácter reservado y se mantiene en absoluta reserva los nombres de los demás participantes que escucharon los argumentos del canciller y la posterior decisión de utilizar dineros de los gastos reservados de la DNI para pagar a una fuente anónima una información que servía al Estado.

Foto: Presidencia de la República

Compañera de luchas

Casanova regresó a la oficina y de inmediato se reunió con su mano derecha y fiel escudera al interior de la DIN. La conocía desde la época de su militancia en el M-19 y desde entonces, tenía claro que era una de las guerrilleras más cercanas a su compañero de lucha, Gustavo Petro.

En marzo de 1982 el servicio de inteligencia de la Brigada de Institutos Militares, propinó uno de los golpes más duros a la plana mayor del M-19. En Bogotá fueron capturados 19 guerrilleros y uno de ellos fue Alba Consuelo Ramos. Ese grupo del M-19 confesó posteriormente ante la justicia haber participado en varios secuestros, extorsiones, atentados terroristas, entre otros delitos.

Cuando se realizó el proceso de reinserción a la vida civil, no pasó mucho tiempo para que Alba Consuelo Ramos se fuera al exilio durante largos años. El asesinato de varios de los dirigentes del M-19, la llevaron a tomar la decisión que lo mejor era vivir un tiempo por fuera del país mientras bajaba la tormenta.

Fueron casi 20 años en los que Alba Consuelo Ramos vivió su periplo por varios países europeos. Lentamente comenzó a visitar a Colombia y cuando Gustavo Petro fue elegido presidente y nombró a Manuel Casanova como director de la DNI, una de las primeras recomendaciones fue tener como mano derecha a Alba Consuelo Ramos.

Fue así como la nombró en el cargo de secretaria privada. Al interior de la DNI se comentaba que quien llevaba las riendas en la dirección era ella. Su temperamento fuerte, su disciplina de trabajo, muy pronto la convirtieron en una líder y de enorme ascendencia en las decisiones que tomaba Casanova.

Por esa razón, cuando el entonces director de la DNI salió de la reunión de Palacio tenía claro que la misión de coordinar la entrega de los 30 millones de pesos de los gastos reservados para pagar la información que el canciller Leyva considerada de sumo interés para la seguridad del Estado, solo la podía manejar una persona: Alba Consuelo Ramírez.

Así ocurrió. De acuerdo con las fuentes consultadas por Alternativa, ella fue quien estuvo al frente del operativo que permitió consignar el dinero en una de las sucursales de Bancolombia en la zona empresarial de la calle 72.

Sedes satélites

¿Por qué razón en ese sector? Porque otro de los temas que ha salido a la luz por cuenta de la supuesta “extorsión” al canciller Leyva es que la DNI tiene oficinas de fachada en varias zonas de la ciudad de Bogotá.

No ha sido claro el objetivo de estas sedes satélites, pero a Palacio también llegó el rumor que en esas oficinas satélites se estaban haciendo perfilamientos de ciudadanos que llamaban el interés de los hombres de inteligencia. Algo parecido al antiguo DAS.

Entonces, la pregunta que ha surgido es si la salida de Casanova, su secretaria privada, Alba Consuelo Ramos y los directores de Inteligencia y Operaciones, está relacionada con el tema del canciller y la forma poco convencional y profesional cómo se manejó o con las oficinas satélites de la DNI en varias zonas de la ciudad.

Alternativa conoció que los dos temas están entrelazados. Por un lado, el presidente no tuvo la información clara y suficiente sobre el caso del informante de Leyva y, por otro lado, la información recibida en Palacio sobre el trabajo en esas sedes satelitales de la DNI en la ciudad, generó desconfianza en el presidente Petro quien decidió cortar por lo sano, a pesar de su cercanía tanto con Casanova como con Alba Consuelo Ramos, compañeros de lucha armada en tiempos del M-19.

Temas relacionados


Bogotá

Lluvias en el embalse de Chuza: un respiro para Bogotá en medio del racionamiento


Bogotá

Imágenes del performance contra la tortura animal y las corridas de toros en Bogotá


Sanitas

Sanitas denuncia al superintendente de Salud por intervención de la EPS