Miércoles, 17 de abril de 2024
Suscríbase
Miércoles, 17 de abril de 2024
Suscríbase
colombia

En la era del fentanilo

Esta droga sintética es la principal causa de muerte entre la población de 18 a 49 años. Ha invadido las calles de Estados Unidos donde 196 personas mueren al día por el consumo de este opioide sintético que es 50 veces más potente que la heroína. Los carteles mexicanos controlan el negocio

La captura a comienzos de enero de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, en la convulsionada ciudad de Culiacán, México, donde impera la ley del cartel de Sinaloa, abrió varios interrogantes entre las agencias antidroga de Estados Unidos cada vez más preocupadas por la invasión de toneladas de pastillas de fentanilo que pasan a diario la frontera de Tijuana vía terrestre en automóviles particulares y camiones de carga, si esta detención cambiará la estructura del cartel de Sinaloa; si tendrá un fuerte impacto en el tráfico de esa droga sintética y si bajarán los índices de violencia en México.

La respuesta no se ha hecho esperar: No. Para los analistas del fenómeno del narcotráfico mexicano, Ovidio Guzmán no es el capo de capos, sino uno de los hijos de El Chapo con menos poder dentro de la estructura de los carteles de Sinaloa.

El fentanilo es considerada la droga más letal que inunda las calles de los Estados Unidos. Durante el 2021, el largo año de pandemia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) por sus siglas en inglés, reportaron 107.622 muertes por sobredosis de drogas. Dos tercios de esos decesos fueron por cuenta del fentanilo. Cobra más vidas que los accidentes de autos, la violencia armada y más que los suicidios.

Este fármaco es un poderoso analgésico que se desarrolló hace más de 60 años y que se ha utilizado en medicina para el control de los dolores intensos, especialmente en pacientes terminales de cáncer. Su efecto es cincuenta veces más potente que la morfina. Tan solo ingerir dos miligramos de fentanilo es suficiente para tener una sobredosis. Un solo miligramo de fentanilo tiene la misma potencia que 50 miligramos de heroína. Pero, además, los traficantes lo ofrecen en estado puro o combinado con otras drogas lo que lo convierte aún más mortal.

La población de mayor consumo de fentanilo está en la franja de los 18 a 45 años y de acuerdo con las estadísticas de los CDC cada siete minutos fallece una persona en Estados Unidos por sobredosis de fentanilo.

El aumento de su consumo coincidió desde el momento en que la Administración de Control de Drogas, tomara una serie de medidas para restringir la producción de opioides y el consumo de analgésicos que había llevado a millones de estadounidenses a volverse adictos al consumo de pastillas para cualquier dolor.

La falta de pastillas en las farmacias para combatir el dolor, fue aprovechada por los carteles de la droga de México que vieron la oportunidad de llenar ese vacío y en laboratorios clandestinos comenzaron la producción a gran escala de fentanilo que hoy se ofrece en pastillas o polvo y no solo en Estados Unidos sino ya comenzaron a inundar otros mercados como el europeo y de países latinoamericanos como Colombia.

“En agosto del año pasado, en el aeropuerto El Dorado la Policía decomisó una maleta proveniente de Nueva York con fentanilo mezclado con heroína”

Las cifras oficiales que dan a conocer los CDC son más que preocupantes. Entre el 2019 y el 2021 las sobredosis mortales aumentaron un 94 %. Cada día 196 ciudadanos que viven en Estados Unidos mueren como consecuencia del consumo de fentanilo.

La invasión de pastillas en Estados Unidos es comparada con las plagas de langostas que arrasan los cultivos de arroz y cebada. Los carteles mexicanos adquieren los precursores en el mercado chino al igual que las prensas industriales con las que se elaboran las pastillas. Cuando se incrementaron los controles fronterizos por parte de las agencias antidrogas, los carteles decidieron construir túneles que pasan por debajo del muro que comenzó a construir la administración Trump e invaden el mercado de California y Arizona.

En Colombia, las agencias que combaten el narcotráfico ya prendieron las alarmas. La Policía Antinarcóticos ha venido detectando el ingreso de fentanilo al país. En agosto del año pasado, en el aeropuerto El Dorado la Policía decomisó una maleta proveniente de Nueva York con fentanilo mezclado con heroína y que tenía como destino final la ciudad de Medellín. Igual ocurrió con otros paquetes de esta droga sintética en los aeropuertos de Barranquilla y Cali.

La gran preocupación de las autoridades colombianas es que los carteles mexicanos que manejan hoy el mercado de fentanilo en Estados Unidos tienen buena parte de su estructura criminal organizada en varias regiones del país. En varios sectores de Bogotá la Policía ha realizado pequeñas incautaciones de pastillas de fentanilo. Igualmente, se han desmantelado varios laboratorios caseros donde se producía esta letal droga.

Las autoridades colombianas han estado en constante comunicación con las agencias antidrogas de Estados Unidos que desde el 2016 luchan contra esta pandemia que tiene como principal objetivo a los jóvenes. Las sustancias sintéticas que se venden en las calles están matando cada vez más adolescentes. La solución no es solo a través de la represión. Se requiere de políticas de salud preventiva, diseñadas para los jóvenes con el lenguaje apropiado que logre concientizarlos de esta nueva epidemia llamada fentanilo. Los programas antidroga que siembran miedo han sido ineficaces en los Estados Unidos. Los expertos en salud pública hablan de mensajes verídicos por encima de lo exagerado.

Gustavo Petro

Petro pidió parar la "vaca" de las vías 4G de Antioquia por riesgo de aporte de narcotraficantes


Sebastián Guanumen

El cuestionado Sebastián Guanumen es el nuevo embajador de Colombia en Chile


EMC

Disidencias piden reanudar el cese al fuego pero advierten 'ataques' a la Fuerza Pública