Miércoles, 17 de julio de 2024
Suscríbase
Miércoles, 17 de julio de 2024
Suscríbase
Gustavo Petro

El apagón de Irene Vélez

No solo la Procuraduría y la Fiscalía realizan investigaciones preliminares sobre la actuación de Irene Vélez por la salida irregular del país de su hijo menor de edad. También la Contraloría General de la Nación realizó una auditoría al interior del Ministerio de Minas y Energía y encontró una serie de hallazgos e irregularidades en el manejo entre 60 a 70 mil millones del presupuesto de esa cartera. Exclusivo Alternativa

Fotos: Archivo particular.

A Irene Vélez “se le descosió el saco por donde menos lo esperaba”. Sus polémicas declaraciones, la falta de conocimiento del sector energético, la manipulación de cifras sobre producción de gas y petróleo, no fueron suficientes para que en los dos ajustes ministeriales que ha realizado el presidente Petro en tan solo un año de gobierno, la titular de la Cartera de Minas dejara el cargo.

A Irene Vélez la tumbó la indelicadeza. El abuso de poder. En pasar por encima de las leyes que regulan el estricto control que ejerce Migración Colombia para la salida de menores de edad.

Abusando del poder que se le confería como ministra de Minas y Energía, llamó a un funcionario de Migración Colombia, en enero pasado para que le permitiera la salida de su hijo menor de edad sin cumplir con la totalidad de los requisitos exigidos por la ley, entre ellos, el permiso debidamente registrado ante un notario del país.

El funcionario, William López, accedió a las peticiones de Vélez, -a través de una llamada telefónica y posteriormente un correo electrónico-, que el menor de edad abordara desde el aeropuerto de Cali un avión rumbo a Europa, sin los mínimos requisitos exigidos por la ley.

Una vez que el menor salió del país de manera irregular, William López le envió un correo electrónico a Vélez donde le ruega encarecidamente que le envíe los papeles como le había informado en la conversación telefónica y por correo de Vélez, so pena de las sanciones disciplinarias que él podría afrontar.

Vélez no se encontraba en el país. Estaba en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial y su esposo -que también está en el ojo del huracán- trataba de abordar un vuelo rumbo a Suiza con su hijo menor, pero sin cumplir con los requisitos de ley.

El tráfico de influencias ejercido por Irene Vélez llevó a que tanto la Procuraduría como la Fiscalía abrieran sendos expedientes. En esas diligencias tendrá que explicar por qué razón se valió de su investidura para ejercer presión sobre el funcionario de Migración y permitir la salida de su hijo menor sin el cumplimiento de los requisitos exigidos por la ley.

La investigación de la Contraloría

Pero no sólo las irregularidades cometidas por Irene Vélez en el trámite de la salida de su hijo menor del país, la tienen en el centro de la polémica. Alternativa conoció en exclusiva, la investigación que adelanta la Contraloría General de la Nación sobre irregularidades en la ejecución de entre 60 y 70 mil millones de pesos del presupuesto de esa cartera.

La Oficina Delegada de la Contraloría para el ministerio de Minas y Energía, evidenció hallazgos irregulares en la ejecución de ese monto del presupuesto, después de una pormenorizada auditoría que se hizo al interior de ese ministerio. Para la Contraloría no hay soportes idóneos que sustenten el destino de esos dineros del presupuesto de la cartera de Minas y energía y por lo tanto, preparó un extenso informe sobre los hallazgos contables encontrados.

Las alarmas se prendieron a través de la Dirección de Información y Análisis de Reacción Inmediata (DIARI), un sistema tecnología que utiliza la Contraloría para rastrear en tiempo real el destino de los recursos económicos del Estado. Los expertos lo catalogan como “una central de la Nasa, donde el ingreso es restringido a los funcionarios y a través de una especie de mapa digital se puede seguir los movimientos del presupuesto de las entidades públicas del país”.

Con esas alarmas encendidas, de inmediato ingresó la Oficina Delegada de la Contraloría para Minas y Energía a mirar en detalle y con lupa el movimiento y destino de esos 60 a 70 mil millones de pesos. El trabajo realizado por los auditores está consignado en un documento que reposa en el despacho del Contralor General de la Nación y que está previsto dar a conocer la próxima semana.

Salidas en falso

Desde su posesión, Vélez ha estado en ojo de la polémica por sus salidas en falso, más los errores cometidos a la hora de presentar cifras sobre el sector energético.

La ministra ha sido catalogada de ligera cuando ha hecho referencia a datos relacionados con las reservas de petróleo y gas. En septiembre del 2022 encendió las alarmas cuando públicamente habló en una rueda de prensa sobre el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles y aseguró que el monto era de 10 mil billones. Cuando fue cuestionada por la cifra -realmente eran 10 billones-, muy molesta dio por terminada la rueda de prensa.

A partir de ahí las salidas en falso fueron frecuentes a tal punto que enfrentó dos mociones de censura en el Congreso, además, de ser públicamente desmentida por el entonces ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo.

En enero pasado volvió al centro de las polémicas, cuando manifestó que “el Gobierno no firmaría más contratos de exploración de gas y petróleo”. Lo que desató una lluvia de críticas porque para los expertos era “matar la gallina de los huevos de oro” en tiempos de crisis económica.

Sus declaraciones y salidas en falso no han parado durante su gestión. A finales de diciembre del 2022 les pidió a los países desarrollados“que empiecen a decrecer en sus economías”. Y agregó que “de ese decrecimiento depende que nosotros logremos un equilibrio mayor y que los impactos del cambio climático nos afecten menos”.

La regulación de las tarifas en el país, especialmente en la costa Atlántica, fue otra de sus salidas en falso. Cuando le explicaba al Congreso su gestión en esta materia, sacó una serie de hojas escritas a mano que empezó a leer, situación que generó un fuerte llamado de los congresistas, que le recordaron que en el recinto los funcionarios no iban a leer documentos.

El esposo

En ese delgado hilo de la indelicadeza sobre el que ha caminado Irene Vélez, está también el episodio de su esposo, el documentalista neerlandés Sjoerd van Grootheest, a quien se le dio un contrato público por 129 millones de pesos para liderar un proyecto de comunicación sobre sustitución de cultivos.

Pero la memoria de Vélez parece fallarle. Olvidó en su última declaración de bienes y rentas mencionar que tenía pareja. Un antropólogo que ofrece sus servicios como cineasta.

Para salir del paso Irene Vélez, manifestó que había sido un error de digitalización durante la última actualización de sus declaraciones al Fisco. Pero, además, aseguró que no había conflicto de intereses ni ninguna irregularidad.

Lo que olvidó decir, como lo juraron durante la campaña y posteriormente la posesión, que los dineros del Estado son sagrados. El neerlandés que sí es pareja de Vélez, se mete al bolsillo mensualmente $10.730.861, sin pasar por ningún canal de meritocracia que tanto ha pregonado este gobierno.

Daniel Quintero

Procuraduría inhabilita por seis meses a Daniel Quintero por participación en política durante su alcaldía


Ricardo Bonilla Ricardo Bonilla

MinHacienda radicará ley de financiamiento el 29 de julio para compensar inversión del Presupuesto General del 2025


Bogotá

Explosión en Kennedy dejó edificiaciones con daños: Bandas criminales estarían detras del hecho