Viernes, 21 de junio de 2024
Suscríbase
Viernes, 21 de junio de 2024
Suscríbase
Victor G. Ricardo Victor G. Ricardo bien común

Es el momento de oírnos y unirnos frente al bien común

Más de este autor

Es el momento de construir un país más justo y sostenible, en el que todos los colombianos tengan posibilidades y el desarrollo llegue a todos los rincones de Colombia.

Víctor G Ricardo

La elección de Gustavo Petro como presidente de Colombia representa un gran cambio en la historia de nuestro país y exige que todos los colombianos nos comprometamos a aunar esfuerzos para tener un mejor porvenir.

Los retos del nuevo presidente son muy grandes y parten de tener que unir a un país polarizado que se ha dividido en dos. La mitad del país lo apoyó y le hizo viable al nuevo presidente llegar al poder. Pero la otra mitad expresó su inclinación por otra alternativa, y dentro de esta otra mitad, no podemos desconocer que muchos lo hicieron para manifestarse en contra de la opción de Gustavo Petro.

Otro reto central del nuevo gobierno será el punto esencial de la campaña del ingeniero Rodolfo Hernández, que fue la lucha contra la corrupción y que bajo convicción interna y como mandato popular requiere urgente solución. Este es un tema frente al cual el nuevo primer mandatario debe poner todo su esfuerzo para recobrar los valores perdidos y derrotar la corrupción con medidas no solo del poder ejecutivo, sino también mejorando las normas que le permitan a la justicia ser más eficaz.

Desde el punto de vista económico y social, el nuevo gobierno tiene un reto muy grande porque Colombia no será viable y sostenible, si no lideramos las reformas sociales necesarias para fortalecer el país y la institucionalidad. Este es un reto frente al que no puede ser ajeno el sector empresarial, y por ello debe hacerse un llamado a que desde el sector privado se asuma un claro compromiso con la necesaria equidad social que se requiere construir.

“Los retos del nuevo presidente son muy grandes y parten de tener que unir a un país polarizado que se ha dividido en dos”

En estos primeros días de la elección del nuevo presidente, hemos visto cómo en un régimen presidencialista se logra construir rápidamente mayorías a través de coaliciones con los diferentes partidos, capitalizando así el gran capital político con el que tradicionalmente un gobierno cuenta en los primeros meses para impulsar sus reformas. En este contexto damos por descontado que el gobierno contará en una primera etapa con las mayorías suficientes para implementar sus ideas, y el reto estará en garantizar democráticamente la gobernabilidad durante todo el periodo y no solamente en sus primeros meses.

Ha sido costumbre que cuando el capital político inicial se va disminuyendo con el paso del tiempo y entra la etapa de desgaste, la gobernabilidad entra a ser adquirida ilegítimamente a través de la distribución burocrática, la feria de los puestos e incluso la distribución de contratos. Esta es una práctica que junto con la actividad del narcotráfico ha acabado con la ética y la moral y es eso precisamente lo que no puede seguir sucediendo.

El llamado del doctor Petro a un pacto de unidad nacional ha sido y será bien recibido en la medida que el mismo se aleje durante todo el gobierno de estas nefastas prácticas que ven la política más como un ejercicio transaccional y no como el bien superior de la búsqueda del bien común.

Es el momento de construir un país más justo y sostenible, en el que todos los colombianos tengan posibilidades y el desarrollo llegue a todos los rincones de Colombia. Llegó la hora del compromiso para lograr que los pobres salgan de la absoluta pobreza y los más pudientes se comprometan en este objetivo.

Solo así podremos ejercer una democracia participativa e incluyente y una respuesta que construya un país más justo y equilibrado. No podemos dejar ni permitir que la Colombia construida se destruya y por tanto tenemos que comprometernos y cuidarla.