Lunes, 27 de mayo de 2024
Suscríbase
Lunes, 27 de mayo de 2024
Suscríbase
César Álvarez Gustavo Petro

F*ck the Police: Aunque Petro bilingüe sea, Petro se queda

Más de este autor

Habla para acusarlos de vendidos.

Grita para que los agredan.

Calla cuando los intentan quemar vivos.

Y ahora retuitea contenido en inglés para insultarlos.

Gustavo Petro, aunque bilingüe sea, Petro se queda.

El desprecio de Gustavo Petro por la policía parece no tener fin ni fronteras.

La semana pasada, en medio de los escándalos de corrupción, muchos colombianos, e incluso los medios de comunicación, pasaron por alto un tuit en el que Gustavo Petro, indirecta pero deliberadamente, le grita al mundo: '¡F*ck the police!'.

Que se joda la policía.

Al carajo la policía.

A la mierda la policía.

Indistintamente de la traducción, el mensaje es el mismo: Anarquismo.

¿Sorprende? No. ¿Qué más podría esperarse de un hombre que ha empuñado las armas para destruir a quienes nos protegen?

En su alma, resentimiento.

En su corazón, desprecio por la autoridad.

En su mente, anti-capitalismo.

En su voz, rencor.

En sus manos, manchas indelebles del pasado.

Al fin y al cabo, Gustavo Petro ha sido, es y será un ferviente defensor de la acción directa, uno de los pilares anárquicos que promueven el uso de varias formas de resistencia, especialmente aquellas que llevan a despojar de poder a la autoridad.

El desprecio de Gustavo Petro por nuestra Policía Nacional era bien conocido. Tanto él como sus escuderos, Gustavo Bolívar y María José Pizarro, los han llamado ‘cerdos’, los han expulsado del Capitolio Nacional a gritos y, más preocupante aún, han incitado a que los desafíen y resistan, como si se tratara de un enemigo.

Lo que nuestros más de 150,000 policías no sabían era que el desprecio de Gustavo Petro por la policía era universal, y no solamente nacional.

Gustavo Petro no sólo desprecia a nuestros policías, también detesta a los norteamericanos y, según el tuit de la semana pasada, es posible deducir que detesta a cualquier policía que se interponga en el camino de las protestas pro-Palestina.

Aunque la universalidad del desprecio de Gustavo Petro por la policía y su dominio del idioma inglés sorprenden, su habilidad natural para insultar, dividir, radicalizar, e incitar a la violencia no lo hace.

Con el pasar de las semanas y los tuits, queda claro que Gustavo Petro se asemeja cada vez más un mítico dragón, el cual habita en la oscuridad, que a pesar de no tener dientes, tiene la habilidad de lanzar fuego desde su boca incontrolablemente.

Cuando Gustavo Petro retuiteó el video oficial de la canción "Hind’s Hall", escrita por el rapero estadounidense Macklemore, y lanzada también la semana pasada, él sabía bien lo que hacía, y lo que la letra de la canción decía. Después no vayan a decir desde palacio que el presidente habla inglés, pero despacio.

Si bien partes de la letra de la canción preocupan, preocupa más que Gustavo Petro haya retuiteado el video de la canción, sabiendo que hablaba en nombre de la nación, y no de sí mismo.

Aparte del verso 1, en el que se escucha la frase: ‘Cuando tenía siete años, aprendí una lección de Cube y Eazy-E. ¿Cuál fue de nuevo? Oh sí, que se joda la policía’.

En el verso 2, el rapero dice: ‘Actores con insignias que protegen la propiedad. Y un sistema que fue diseñado por la supremacía blanca. ¿Quién tiene el derecho a defender y quién tiene el derecho a resistir? Siempre se ha tratado de dólares y el color de tu pigmento’.

En el verso tres, dice: La sangre está en tus manos, Biden, podemos verlo todo. Y joder, no, no votaré por ti en el otoño.

Gustavo Petro tiene derecho a escoger su música, y su postura personal frente al conflicto Israel-Hamas, incluso su opinión frente a la fuerza pública. A lo que no tiene derecho es a insultar a quienes encarnan el orden y la libertad del escudo de nuestra bandera. Mucho menos, tiene derecho a hacerlo en nombre de todos los colombianos.

Por más que el retuit de Gustavo Petro haga eco de lo que su alma, corazón y mente albergan. Nuestros héroes, y los del mundo, se respetan.

Faltan 747 días para el 31 de Mayo de 2026.

#LaCuentaRegresivaContinua.