Martes, 11 de junio de 2024
Suscríbase
Martes, 11 de junio de 2024
Suscríbase
españa

España en 2023: retos y perspectivas en materia de política exterior

El próximo 23 de julio se celebran elecciones generales en España, en las que se elegirá el próximo presidente. ¿Qué rumbo tomará el país en materia de política internacional? Análisis

Por: Diego Pérez y Elena Niño

Consultores Acento

@acento_ap

Desde su ingreso en la Unión Europea (UE) el 1 de enero de 1986, España ha ejercido la presidencia rotatoria del Consejo de la UE hasta en cuatro ocasiones. El próximo 1 de julio será la cuarta y, esta vez, estará marcada por una cita electoral que determinará su rumbo.

A la asunción de este liderazgo, se suma un contexto internacional cambiante, en el que la defensa, la crisis energética, los retrasos en las cadenas de suministros, la elevada inflación y las presiones geopolíticas derivadas de la invasión rusa de Ucrania, marcan el día a día de las agendas internacionales. Todo ello condicionará la línea que siga el futuro Ejecutivo en materia de política exterior los próximos cuatro años, y será clave para posicionar a España en el nuevo orden mundial.

Hasta la fecha, los dos partidos candidatos a encabezar el Gobierno, el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP), no han confrontado en gran medida a este respecto, y tampoco se espera que este ámbito vaya a ser determinante para dilucidar el voto. A diferencia de lo que ocurre en Estados vecinos, en España, la postura del presidente y del líder de la oposición sobre el papel que debe jugar el país en la UE y en el exterior como actor internacional, no es tan dispar.

No obstante, aunque a grandes rasgos existe consenso en los asuntos más generales, como la seguridad y defensa, la importancia de la región mediterránea, la necesidad de fortalecer los lazos con América Latina o el rol central que ha de ocupar la ONU para armonizar esfuerzos en la consecución de intereses comunes, también se evidencian discrepancias significativas.

Multilateralismo, solidaridad y feminismo: los tres ejes del PSOE

Desde el inicio de su mandato, Pedro Sánchez ha mostrado especial entusiasmo por la política exterior y ha reforzado su perfil asistiendo a numerosos eventos y cumbres internacionales. Ejemplo de ello fue la gira que llevó a cabo el pasado verano por Colombia, Honduras y Ecuador, bajo la premisa de estrechar los lazos entre España y Latinoamérica, así como los encuentros bilaterales mantenidos con sus homólogos de Estados Unidos o China, Joe Biden y Xi Jinping, durante los últimos meses.

Junto a ello, el impulso de ambiciosas iniciativas como el PERTE Nueva Economía de la Lengua, un importante proyecto que ha contado con un presupuesto de más de 1.000 millones de euros de inversión pública y que pretende movilizar otros tantos de inversión privada para explotar el potencial del español y de las lenguas cooficiales como motor de crecimiento económico y competitividad internacional, le han valido a España para escalar del puesto 14 al 13 en la clasificación de prestigio del RepCore Nations. Un ranking donde se analiza la reputación de las 60 principales economías del mundo a ojos de los ciudadanos del G7.

Con el objetivo de seguir por la misma senda, Sánchez marcaba, a principios de este año, el multilateralismo, la solidaridad y el feminismo como los tres ejes prioritarios que guiarían la política exterior española del 2023.

“Hasta la fecha, los dos partidos candidatos a encabezar el Gobierno, el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP), no han confrontado en gran medida a este respecto, y tampoco se espera que este ámbito vaya a ser determinante para dilucidar el voto”

Impulso a las relaciones transatlánticas y continuismo: la línea central del PP

Por su parte, durante sus etapas de gobierno, el Partido Popular también ha abogado por una mayor cooperación dentro de la UE, respaldando las políticas y decisiones del bloque tanto en materia económica, como migratoria y de seguridad, y ha apostado por mantener una estrecha relación con Estados Unidos, fortaleciendo los lazos transatlánticos.

Desde esta óptica, los populares han apoyado la participación activa del país en diferentes misiones de mantenimiento de la paz y seguridad, buscando la colaboración con otras naciones y organizaciones internacionales. Mientras que en el plano comercial, su enfoque siempre ha estado orientado a consolidar políticas que fomenten las exportaciones españolas y atraigan inversiones extranjeras, reconociendo el potencial económico de la UE como bloque.

A día de hoy, el partido ha recuperado al círculo de confianza de Mariano Rajoy para llevar a cabo el asesoramiento en materia internacional, lo que evidencia el carácter continuista que previsiblemente seguirá el grupo.

Lo cierto es que, con independencia de su color, el próximo gobierno tendrá que hacer frente a un panorama político mucho más tensionado que hace cuatro años, y en cuyo escenario se vislumbran múltiples desafíos: (I) las consecuencias de la guerra en Ucrania y la unidad euroatlántica; (II) la presidencia española del Consejo de la Unión Europea; (III) la posible desestabilización en el Magreb en un momento de crisis global; (IV) la sombra de una posible recesión económica; (V) tensiones geopolíticas internacionales que favorecen la desglobalización y las crisis de gobernanza multilateral; (VI) y la búsqueda de nuevos apoyos internacionales que ayuden a la consecución de los objetivos energéticos y climáticos marcados.

Joe Biden

Biden busca asegurar en el G7 el futuro de Ucrania más allá de las elecciones en EE.UU.


Guerra en Ucrania

Biden reafirma su decisión de no enviar soldados estadounidenses a la Guerra de Ucrania


Franja de Gaza

España se suma a la demanda contra Israel, Hamás celebra la decisión