Miércoles, 12 de junio de 2024
Suscríbase
Miércoles, 12 de junio de 2024
Suscríbase
rusia

Ucrania derriba 6 misiles supersónicos Kinzhal y otros 12 cohetes de crucero y balísticos

Los nueve misiles de crucero Kalibr fueron disparados desde barcos posicionados en el Mar Negro, mientras que los misiles balísticos, del tipo S-400 e Iskander-M, se lanzaron desde tierra.

Fotos: FE/EPA/SERGEY DOLZHENKO.

Las defensas antiaéreas ucranianas derribaron durante la pasada madrugada 6 misiles supersónicos Kinzhal, 9 misiles de crucero Kalibr y tres misiles balísticos, todos ellos lanzados por las fuerzas rusas contra el territorio ucraniano en uno de los ataques más densos y variados desde el comienzo de la guerra.

“Alrededor de las 3.30 de la madrugada del 16 de mayo de 2023, los invasores rusos han atacado Ucrania desde el norte, el sur y el este con 18 misiles de varios tipos, desde tierra, mar y aire”, dice el parte publicado el martes por la Fuerza Aérea ucraniana.

“Los 18 misiles fueron destruidos por los efectivos y los sistemas de defensa aérea de la Fuerza Aérea”, se lee en la nota.

Aunque la Fuerza Aérea no ha especificado la zona del país en las que fueron destruidos estos misiles, en el centro de Kiev se escucharon fuertes explosiones a la hora mencionada en el parte.

Además de los misiles, Rusia lanzó anoche contra territorio ucraniano nueve drones que también fueron destruidos por las defensas ucranianas.

Según detalla la nota, los “seis misiles aerobalísticos Kninzhal fueron lanzados desde seis aviones MiG-31K. Hasta que recibió este mes de abril de Países Bajos, Alemania y EEUU los primeros sistemas de misiles Patriot, Ucrania no tenía capacidad de interceptar este tipo de misil supersónica.

Según el ejército ucraniano, Kiev derribó por primera vez un Kinzhal (que significa ‘daga’ en ruso) a principios de mayo.

Los nueve misiles de crucero Kalibr fueron disparados desde barcos posicionados en el Mar Negro, mientras que los misiles balísticos, del tipo S-400 e Iskander-M, se lanzaron desde tierra.

Rusia ha intensificado en los últimos días los ataques con misiles y drones contra las ciudades ucranianas situadas lejos del frente, presumiblemente para obligar a Kiev a gastar munición de sus sistemas antiaéreos más modernos.