Lunes, 24 de junio de 2024
Suscríbase
Lunes, 24 de junio de 2024
Suscríbase
Suiza

Suiza inaugura su primer carril bici capaz de producir electricidad mediante energía solar

El primer carril bici de Suiza capaz de producir electricidad a partir de paneles solares fue inaugurado en la localidad de Satigny (afueras de Ginebra) por las autoridades del gobierno local y de la empresa SIG, encargada de la explotación del proyecto.

Foto: Oficina de turismo Suiza.

El primer carril bici de Suiza capaz de producir electricidad a partir de paneles solares fue inaugurado en la localidad de Satigny (afueras de Ginebra) por las autoridades del gobierno local y de la empresa SIG, encargada de la explotación del proyecto.

El carril bici, que ya comenzó a usarse en junio, se ha cubierto en uno de sus tramos con un techo equipado con 468 paneles solares translúcidos e impermeables capaces de producir aproximadamente 200.000 KW/h al año, equivalente al consumo eléctrico anual de 65 hogares ginebrinos.

Bautizado como «Horizonte solar», el tramo de carril bici fotovoltaico tiene una longitud de más de 200 metros de largo y está compuesto de hormigón reciclado para sus cimientos, así como madera y metal para su estructura.

Su construcción, que duró un total de seis meses, tuvo un coste estimado de 1,68 millones de dólares y corrió a cargo de la empresa explotadora SIG, que gestiona otras 94 centrales solares en el cantón ginebrino.

Esta iniciativa se encuentra enmarcada dentro de la estrategia de acción climática del cantón de Ginebra, que tiene como objetivo reducir el 60 % de la huella de carbono local en los próximos 10 años y alcanzar así la neutralidad de carbono para el año 2050.

«Cada metro cuadrado de paneles solares cuenta para hacer frente a la emergencia climática y permitirnos alcanzar el objetivo de producir 350 GW/h de electricidad fotovoltaica en Ginebra de aquí a 2030», declaró el consejero de Estado ginebrino, Antonio Hodgers, a la Radio Televisión Suiza (RTS).

Por su parte, el Gobierno suizo tiene como objetivo reducir a la mitad sus gases de efecto invernadero para 2030 en comparación con los niveles de 1990 como parte de su compromiso con el Acuerdo de París para la lucha contra el cambio climático.