Martes, 23 de abril de 2024
Suscríbase
Martes, 23 de abril de 2024
Suscríbase
rusia

Putin amenaza con nuevos bombardeos contra Ucrania y advierte de una «dura respuesta» ante el «terrorismo de Kiev»

Rusia respondió este lunes a la destrucción del puente de Kerch, que conecta la Rusia continental con la península de Crimea –anexionada en 2014–, con una serie de bombardeos y ataques con proyectiles contra la capital de Ucrania, Kiev, y otras ciudades del país europeo, incidentes que han dejado hasta ahora más de diez muertos y decenas de heridos.

Crédito: Presidencia Ucrania

(EUROPA PRESS)

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, amenazó este lunes con una «dura respuesta» contra Ucrania si «continúa con sus actos de terrorismo», después de que el Ejército ruso haya llevado a cabo un «ataque masivo» contra la capital ucraniana, Kiev, y otras ciudades tras la explosión registrada el sábado en el puente de Kerch, que conecta el país con la península de Crimea, anexionada en 2014.

Así, el presidente confirmó «un ataque masivo con armas de alta precisión y largo alcance» contra diversos puntos de Ucrania y ha indicado que han sido llevados a cabo «a sugerencia del Ministerio de Defensa». Putin dijo que alcanzaron «instalaciones de energía, mandos militares e instalaciones de comunicaciones».

«Si continúan los intentos de llevar a cabo ataques terroristas contra nuestro territorio, las respuestas de Rusia serán duras y de una escala que corresponderá al nivel de las amenazas contra la Federación Rusa», ha dicho durante una reunión con miembros del Consejo de Seguridad de Rusia, según ha recogido la agencia rusa de noticias TASS.

Asimismo, calificó de «terrorismo nuclear» los ataques de las fuerzas ucranianas contra la central nuclear de Zaporiyia, bajo control de las tropas rusas, y ha denunciado que los servicios especiales ucranianos «han llevado a cabo tres ataques terroristas contra la central nuclear de Kursk, en Rusia».

Putin manifestó que estos «ataques» provocaron el corte de tres líneas de alto voltaje y defendió que «con las medidas adoptadas, el daño fue eliminado lo antes posible, sin que hubiera consecuencias graves».