Miércoles, 29 de mayo de 2024
Suscríbase
Miércoles, 29 de mayo de 2024
Suscríbase
Gustavo Petro

Petro propone en el Congreso un acuerdo nacional para hacer «un cambio hacia adelante»

El mandatario propuso este jueves en el Congreso «un acuerdo nacional» para conseguir las reformas sociales presentadas por su Gobierno con el fin de hacer «un cambio hacia adelante», al instalar el nuevo periodo de sesiones legislativas (2023-2024) con motivo del Día de la Independencia.

Fotos: EFE/ Natalia Pedraza.

El presidente Gustavo Petro, propuso este jueves en el Congreso «un acuerdo nacional» para conseguir las reformas sociales presentadas por su Gobierno con el fin de hacer «un cambio hacia adelante», al instalar el nuevo periodo de sesiones legislativas (2023-2024) con motivo del Día de la Independencia.

«Es el momento de un acuerdo nacional que pasa por el Congreso de la república», manifestó el presidente en un extenso discurso de una hora y 45 minutos de duración.

Petro dedicó la primera mitad de su intervención a la crisis climática mundial, una de sus preocupaciones expresada en distintos foros internacionales, y luego habló de las necesidades del país, como la paz, la reforma agraria o la lucha contra las drogas.

«Yo convocaría al país a un acuerdo en esos términos, a hacer realidad la paz, acabar la fase de la guerra de la insurgencia con el Estado y a no dejar prosperar la tercera violencia que ya viene, que ya está, la de las economías ilícitas y de las bandas armadas pululando por todas partes«, dijo.

Petro añadió que no hay que permitir que esa violencia crezca y eso puede lograrse «a través de este acuerdo nacional de justicia social y justicia ambiental que puede condensarse en el Congreso alrededor de las reformas que Colombia necesita», sin ahondar en sus propuestas de cambio del sistema de salud, del de pensiones y del laboral, que no pasaron en la legislatura anterior y volverán a discusión en la instalada ayer.

OPORTUNIDAD PARA LA PAZ

El presidente fue enfático al señalar que «la guerra entre la insurgencia y el Estado colombiano ha llegado a su fin», aunque alertó que la violencia está transitando hacia una nueva fase que tiene que ver «con un control territorial y de riqueza, no de toma del poder».

«Se está acabando la guerra entre Estado e insurgencia, que es la que produce las bajas», en la fuerza pública, dijo Petro, que en este punto fue tachado de «mentiroso» desde la bancada de oposición.

El mandatario ensalzó el cese el fuego bilateral alcanzado con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que entrará en vigor el próximo 3 de agosto, producto de las negociaciones de paz, y aseguró que las iniciativas emprendidas en el último año «han traído como resultado una disminución sustancial» en el número de bajas del Ejército y la Policía respecto al año pasado, de un 60 % y un 55 %, respectivamente.

En lo referente a la guerra contra las drogas, indicó que el crecimiento de los cultivos de coca se ha detenido y han disminuido los envíos de drogas a Estados Unidos, pero «aparece otro desastre en el horizonte», que es que «en regiones cocaleras hay hambre».

«La geografía del mercado de las drogas varió porque el consumo en los Estados Unidos cambió de estructura, de mal en peor, de la cocaína pasó al fentanilo», dijo el mandatario, quien agregó que este opioide es 50 veces más adictivo que la heroína, lo que en cierta forma puede beneficiar a la paz de Colombia, que «no parece tener capacidad competitiva en el mercado del fentanilo».

NECESIDAD DE REFORMA AGRARIA

Petro también abogó por una amplia reforma agraria para sacar al país del atraso y solucionar uno de los grandes problemas, causante de la violencia, que es la tenencia de la tierra.

«La reforma agraria ha mostrado que el problema de Colombia es la tierra», manifestó el presidente, quien señaló que si se da ese paso «se amplía el mercado interno, se libera la fuerza de trabajo de la tierra y por tanto se pondrían las condiciones fundamentales para la industrialización», indicó.

En lo económico, el jefe de Estado celebró que, a su juicio, Colombia «derrotó» la inflación que en diciembre de 2022 y en enero último llegó a superar en la comparación interanual el 13 %, y podría haber llegado al 25 % este año si hubiera continuado esa tendencia.

Petro insistió además en la necesidad de adoptar medidas como la transición energética, la electrificación de los medios de transporte urbanos y la descarbonización de la economía, para lo cual se necesita que «dejen de usarse las materias primas fósiles en la agricultura, en la industria, en el turismo».

«Lo que está en juego no es el capitalismo, no es el poder mundial, no es la existencia de unas u otras naciones, lo que está en juego es la existencia de toda la humanidad. Estamos ad portas de la sexta extinción de la vida en el planeta», advirtió.