Sábado, 25 de mayo de 2024
Suscríbase
Sábado, 25 de mayo de 2024
Suscríbase
indigenas

Más de un centenar de indígenas se tomaron la Alcaldía de Medellín

Un grupo de indígenas, la mayoría del pueblo embera-chamí, quienes permanecían desde hace unos días en el centro de Medellín irrumpieron violentamente este miércoles en las instalaciones de la alcaldía de esa ciudad

Foto por: Luis Eduardo Noriega, agencia EFE

(EFE). Todo comenzó con una manifestación pacífica de comunidades indígenas del departamento del Chocó, para protestar por la falta de asistencia para los desplazados por la violencia y exigir que les permitan trabajar en las calles pero luego decidieron tomarse a la fuerza el Centro Administrativo La Alpujarra, donde funciona la Alcaldía de la ciudad y la Gobernación de Antioquia.

Una vez adentro los manifestantes causaron algunos destrozos en puertas, ventanas y mobiliario, por lo que organismos de emergencia debieron evacuar por los sótanos del edificio a funcionarios públicos. También empuñaron sus bastones y lanzaron piedras al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía.

Los representantes de los indígenas aseguran que hay un incumplimiento por parte de la Unidad de Víctimas y de la Alcaldía en la entrega de ayudas humanitarias para los desplazados por la violencia.

Elkin Vitucay, líder de un resguardo en Cascajero, ubicado en el Alto Andágueda, en el municipio chocoano de Bagadó, aseguró que 900 personas de su comunidad se movilizaron en Medellín para reclamar sus «derechos» y protestar porque «la Unidad de Víctimas nos ha incumplido para nuestro retorno; el albergue y la comida digna, esa parte está dura todavía. Esperamos que nos cumplan para poder salir».

Según, William Yeffer Vivas, personero de Medellín, estas comunidades piden que les cumplan acuerdos previos y les garanticen albergues y alimentación, además de solicitar que dejen «a las madres vender artesanías con sus menores de edad en distintos sitios de la ciudad»

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, rechazó la «forma violenta» en la se tomaron el edificio y aseguró que esta protesta se da en respuesta a las intervenciones que vienen realizando la Gerencia de Etnias, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Policía de Infancia y Adolescencia para evitar que niños indígenas sean explotados.

«Detrás de esto hay unos jefes, unos taitas, unos caciques (…) Es una red que está utilizando a menores para pedir plata y para hacerle bailes a extranjeros, y en muchos casos hemos detectado incluso explotación sexual», aseguró Quintero, quien lamentó que «más de cien niños» participaran en la «toma» a la Alcaldía.

Foto por: Luis Eduardo Noriega, agencia EFE