Miércoles, 21 de febrero de 2024
Suscríbase
Miércoles, 21 de febrero de 2024
Suscríbase
Gustavo Petro

Mancuso solicita al presidente negociación política con el Clan del Golfo

Salvatore Mancuso, quien se encuentra preso en Estados Unidos, le envió una carta al presidente Petro donde le pide reconocer a este grupo armado como un actor político.

Salvatore Mancuso, foto Colprensa

En la misiva dirigida al Congreso y al presidente Gustavo Petro, el exjefe paramilitar además de pedir estatus político para el Clan del Golfo también critica la gestión del alto comisionado para la paz, Danilo Rueda, de quien afirma que solo escucha a los asesores de las Farc.

Mancuso asegura en el comunicado que Rueda es un funcionario “ensimismado” que solo escucha “las voces de los asesores de las Farc” por lo que le pide al mandatario que “la tarea colosal de la paz total no quede alojada en las manos exclusivas del alto comisionado”.

El argumento de Salvatore para solicitar el estatus político se basa en el hecho de que los grupos paramilitares también han participado de negociaciones de paz y han retomado el camino de las armas como disidentes por incumplimientos a los acuerdos. Así las cosas, se pregunta por qué a las disidencias guerrilleras sí les dan estatus político y al Clan del Golfo no.

El excomandante paramilitar establece que tanto el Clan del Golfo como el ELN, las AGC y las disidencias de las Farc comparten tres puntos en común: tienen control territorial, suplantan al Estado en algunos territorios, ejercen control social y político y se financian del narcotráfico.

“Esa omisión consciente del Comisionado, tiene que ver con la incomodidad que les produce reconocer que aquí hubo otro actor armado de carácter político que fueron las AUC y que el Estado suscribió un acuerdo del cual hice parte y que se incumplió casi en su totalidad. Que el estrepitoso fracaso de ese acuerdo propició el surgimiento del Clan de Golfo y otras organizaciones que operan en todo el territorio nacional. Desconocer eso es desconocer a quienes tienen hoy las armas, su historia y su carácter político. Porque si hay disidencias en el lado de la insurgencia, también hay disidencias por el lado de las Autodefensas, y todas ellas comparten como mínimo dos elementos. Uno, que tienen control territorial real y suplantan al Estado en muchos lugares del país, es decir, son un actor político en esas regiones. Dos, que son el resultado de acuerdos incumplidos y falta de garantías”, concluyó Mancuso.