Martes, 23 de julio de 2024
Suscríbase
Martes, 23 de julio de 2024
Suscríbase
colombia

Liberan en España a 21 mujeres colombianas forzadas a prostituirse

Gracias a la experiencia criminal del principal líder de la organización, dotaban de apariencia legal todas sus actividades y llegaron a contar con una agencia de viajes, mediante la cual efectuaban el traslado de sus víctimas a España, burlando los controles fronterizos y haciéndolas pasar por turistas.

Foto: Policía Nacional España.

La Policía española liberó a 21 mujeres de nacionalidad colombiana y detuvo a nueves personas, tras desarticular una banda dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, que captaba a sus víctimas en Colombia prometiendo trabajo, pero las obligaba a prostituirse a su llegada a España.

La operación se desarrolló en Alicante (este) y entre los detenidos se hallan los dos jefes de la trama, que ya están en prisión provisional, informó este viernes la Policía.

La investigación comenzó cuando una de las víctimas logró escapar de uno de los apartamento donde estaba retenida y contactó con algunos agentes en el aeropuerto de Alicante para pedir ayuda.

La mujer manifestó que fue captada en su país de origen bajo la falsa promesa de que iba a trabajar en España como ayudante de cocina y, debido a su precaria situación económica, aceptó la oferta, pero a su llegada fue obligada a ejercer la prostitución para saldar la deuda que había adquirido por el viaje, la cual se había incrementado en base a supuestos intereses y otros gastos.

También relató a los agentes las condiciones en que debía ejercer la prostitución, «en régimen de semiesclavitud», según las fuentes, ya que debía estar disponible para los clientes en turnos de 24 horas durante los 7 días de la semana y no tenía libertad para salir a la calle.

Los agentes comprobaron que la organización contaba con una gran infraestructura que le permitía controlar hasta seis apartamentos en la ciudad de Alicante, extendiendo sus ramificaciones hasta las provincias colindantes de Murcia y Valencia.

Gracias a la experiencia criminal del principal líder de la organización, dotaban de apariencia legal todas sus actividades y llegaron a contar con una agencia de viajes, mediante la cual efectuaban el traslado de sus víctimas a España, burlando los controles fronterizos y haciéndolas pasar por turistas.