Miércoles, 17 de abril de 2024
Suscríbase
Miércoles, 17 de abril de 2024
Suscríbase
narcotrafico

La polémica revivida del Proceso 8.000: Pastrana responde a la carta de los Rodríguez Orejuela

El expresidente conservador destaca que los excapos de la mafia […]

El expresidente conservador destaca que los excapos de la mafia no desmienten en su misiva lo que afirmaron en el 2000 en el sentido de que «el narcotráfico compró la Presidencia» en 1994 dándole dinero a la campaña de Ernesto Samper.

Expresidente Andrés Pastrana.

Tras conocerse la carta de los excapos del Cartel del Cali, los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, en la que dicen que el presidente Andrés Pastrana los presionó para escribir en el 2000 otra carta en la que dicen que el expresidente Ernesto Samper y el exministro Horacio Serpa sí sabían del ingreso de dinero del cartel a su campaña presidencial de 1994, Pastrana expidió un comunicado de ocho puntos.

En el primero destaca quela carta que los Rodríguez envían ahora “no desmiente ninguno de los apartes de la que firmaron hace 21años». Por el contrario, dice el expresidente, «ratifica una vez más, que el narcotráfico compró la presidencia de entonces”.

También destaca que la comunicación ratifica que Samper fue interlocutor de los Rodríguez Orejuela cuando dicen aunque «hace muchos años no hablamos con el doctor Samper».Ya Colombia conocía la cercanía de los Rodríguez Orejuela con Ernesto Samper y esta carta ratifica esa interlocución”, comenta Pastrana.

En cuanto a los mecionados escándalos de Chambacú y Dragacol, Pastrana destaca que en nunca estuvo vinculado a ellos y que ambos se originaron en el gobierno Samper y fueron investigados y juzgados por la justicia.

Recuerda que en 1994, el fiscal general Gustavo de Greiff, padre de la tesorera de la campaña Samper, Mónica de Greiff, ordenó una investigación a su campaña para buscar dineros del narcotráfico y concluyó más de dos años después “con la comprobación plena” de que “no había ingresado ni un solo peso del narcotráfico”.

Los Rodríguez insinúan en su carta que también le dieron dinero a la campaña de Pastrana. Sobre esto el expresidente conservador dice: “Mi campaña en el año 1994 fue manejada de la manera más pulcra por Luis Alberto Moreno, Hernán Beltz y Claudia de Francisco, sobre quienes no cabe una sola duda sobre su honestidad y quienes jamás han estado investigados por vínculos con el narcotráfico”.

Los Rodriguez dicen que la carta del 2000 la escribieron bajo la amenaza de la extradición, pero Pastrana recuerda que en su gobierno fueron extraditados más de 110 jefes del narcotráfico y “aunque los Rodríguez Orejuela estaban presos por ese mismo delito, no pudieron ser extraditados entonces porque la Constitución del 91 y la ley que el gobierno Samper tramitó, no permitía la extradición por hechos anteriores a su expedición”.

El exmandatario recuerda que toda su vida ha luchado contra el narcotráfico. “Fui secuestrado por Pablo Escobar; en 1994 tuve el valor de denunciar la entrada de dineros del narcotráfico a la campaña de Samper revelando los llamados «narcocassetes», prueba reina del proceso 8000. Por eso fui perseguido por ese gobierno y muchos compatriotas me tildaron de apátrida, por haber hablado con la verdad”.

Y, finalmente, Pastrana hace una reflexión: “Como dice el refrán popular, la verdad duele y quienes la hemos mantenido siempre como una línea de actuación enfrentamos con valentía los ataques de quienes se niegan a reconocerla. ‘Hay que tener el valor de decir la verdad, sobre todo cuando se habla de la verdad’ (Platón)».