Sábado, 02 de marzo de 2024
Suscríbase
Sábado, 02 de marzo de 2024
Suscríbase
procuraduria

¿En qué va el caso de los militares que se disfrazaron de disidencias Farc?

La Procuraduría explicó que la agresión física y verbal ocurrió «incluso en presencia de niños, niñas, adolescentes y una madre con su bebé en brazos, sin identificarse como pertenecientes a la institución y sin utilizar el uniforme reglamentario».

__

Bogotá, 19 sep (EFE).- La Procuraduría abrió una investigación disciplinaria y suspendió provisionalmente a once militares por su presunta responsabilidad al intimidar a campesinos e indígenas de un caserío del departamento de Córdoba, informó este martes el Ministerio Público.

El 10 de septiembre, en la vereda Bocas del Manso, en Tierralta, un grupo de militares armados y disfrazados de disidentes de la antigua guerrilla de las FARC intimidaron y amenazaron a los habitantes de ese caserío.

Según un comunicado de la Procuraduría, la investigación afecta a un teniente, un sargento viceprimero, un cabo segundo y ocho soldados profesionales, pertenecientes al Batallón No. 33 «Junín» del Ejército, «por su presunta responsabilidad en los hechos de violencia contra la comunidad de la vereda El Manso».

Con las pruebas recaudadas en el sitio, la comisión especial enviada por la Procuraduría, que fue atacada a bala cuando intentaba llegar al lugar en helicóptero, logró establecer la identidad de los militares que supuestamente incurrieron en los hechos.

Con su actuación los militares habrían incurrido en “graves violaciones del derecho internacional humanitario al amenazar, intimidar y maltratar a la población civil -campesinos e indígenas de la etnia emberá-«.

La Procuraduría explicó que la agresión física y verbal ocurrió «incluso en presencia de niños, niñas, adolescentes y una madre con su bebé en brazos, sin identificarse como pertenecientes a la institución y sin utilizar el uniforme reglamentario».

El Ministerio Público solicitó nuevas pruebas, como los antecedentes disciplinarios de los implicados, una certificación sobre si el pelotón del que hacían parte era un grupo especial que realizaba operaciones encubiertas y la autorización, si existe, para el «uso de estratagemas militares de este tipo y la operación de estos efectivos sin portar el uniforme».

Sobre este caso, el comandante del Ejército, general Luis Ospina, anunció hoy el retiro de 18 militares de la institución por la intimidación que soldados disfrazados de disidentes de las FARC llevaron a cabo contra pobladores de Bocas del Manso. EFE