Lunes, 22 de julio de 2024
Suscríbase
Lunes, 22 de julio de 2024
Suscríbase
enfriamiento

El núcleo de la Tierra se está enfriando: estudio

Científicos identificaron que el interior del planeta se está enfriando […]

Científicos identificaron que el interior del planeta se está enfriando más rápido de lo esperado, lo que haría que se anticipara el final de este.

Tierra
La Tierra está formada por un núcleo interno, un núcleo externo, el manto y la corteza. Imagen: Getty Images

La investigación, que fue conocida por la BBC de Inglaterra, muestra que el enfriamiento está acelerado y esto hace que sea probable una muerte del planeta. Sin embargo, es algo que ocurre a escalas de miles de millones de años, o sea que ninguno que esté vivo hoy podría llegar a presenciarlo.

El núcleo del planeta está ubicado a 3 mil kilómetros de profundidad de la corteza terrestre, y tiene un radio de 3.500 kilómetros. Las temperaturas han permanecido entre los 4.400°C y los 6.000°C por más de 4.500 millones de años, algo similar a la temperatura del sol.

«Este estudio ofrece una nueva visión del principal proceso geológico que afecta a los planetas rocosos (como la Tierra): la velocidad a la que se enfrían», le dijo a BBC Mundo Paul Byrne, profesor de Ciencias Planetarias y de la Tierra en la Universidad Washington en San Luis, Estados Unidos

Dados estos hallazgos, los investigadores coinciden en que estudiar estos procesos naturales es fundamental para comprender la evolución de la Tierra y los fenómenos que afectan la vida en el planeta.

La existencia del núcleo externo de la Tierra, que está compuesto de hierro y níquel, es clave porque es donde se forma el campo magnético, el cual protege de peligrosos vientos solares.

Una de las consecuencias que puede causar el enfriamiento, que haría que el planeta se convirtiera en una gigantesca roca fría, es que las placas tectónicas, que permanecen en movimiento por el flujo del manto (transferencia de calor que viene del núcleo), se desaceleren más rápido de lo normal.

«Marte, Mercurio y la Luna se han enfriado tanto durante los últimos 4.500 millones de años que, geológicamente hablando, son esencialmente inertes», dijo Bryne, y explicó que, por eso, a diferencia de la Tierra, Marte, Mercurio y la Luna no tienen placas tectónicas.