Jueves, 29 de febrero de 2024
Suscríbase
Jueves, 29 de febrero de 2024
Suscríbase
Inflación

Desde este mes subirá el precio de la gasolina

Los precios de los combustibles en Colombia empezarán a subir gradualmente a partir del mes de junio

Foto: Erik Mclean

Así lo reveló el Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, durante la presentación del Marco Fiscal de Mediano Plazo, documento que servirá como hoja de ruta para el próximo gobierno.

Estos incrementos se deben a que no es posible continuar con los subsidios que se tenían por el déficit que presenta el Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (FEPC) que, hasta este mes, permitía que Colombia tuviera una de las gasolinas más baratas, mientras en otros países seguía en aumento debido a las constantes alzas del precio del petróleo.

El saldo total de lo que falta por cubrir en el FEPC es de 14,1 billones de pesos, pero estimativos de Corficolombiana apuntan a que en 2022 se tendría un déficit de 7,6 billones de pesos, por cuenta de los incrementos en el precio del petróleo, sin que en Colombia eso se vea reflejado en un mayor precio de la gasolina y el ACPM. De seguir el país en la tónica de subsidiar ese precio interno, mientras el del crudo en el mundo supera los 100 dólares, el hueco se profundizaría aún más.

Así las cosas, a partir de junio habrá incrementos mensuales en los Ingresos al Productor (IP), tanto en la gasolina como ACPM, de $200 en junio y julio y de $250 en agosto de 2022. Junto a ello, desde septiembre de este año se registrarán aumentos graduales y secuenciales de $400 y $250 al mes, hasta que se cierren los diferenciales de compensación.

Bajo este escenario, la cartera de Hacienda proyecta que el déficit del fondo que a marzo era de 14,1 billones de pesos se reducirá de manera gradual. En el documento presentado se establece que “habrá incrementos mensuales hasta que se cierre el diferencial, hasta agosto de 2023 para la gasolina, y hasta junio de 2024 para el ACPM”.

La preocupación de analistas económicos es que estos incrementos eleven aún más la inflación en el país, como ocurre actualmente en Estados Unidos. El alza de precio de la gasolina influye directamente otros bienes y servicios, pues es necesaria para casi todo, lo que inevitablemente termina afectando la producción y transporte de alimentos, tiquetes aéreos y terrestres y así sucesivamente.