Sábado, 20 de abril de 2024
Suscríbase
Sábado, 20 de abril de 2024
Suscríbase
turismo

‘Coliving’: ¡vivir sin ataduras y con alta rentabilidad!

Esta tendencia que renació en la pospandemia, se está tomando […]

Esta tendencia que renació en la pospandemia, se está tomando las plataformas digitales de hospedajes o residencias temporales y los escenarios del turismo. ¿En qué consiste?

Iaron Korn, socio fundador de A Korn Arquitectos.

A comienzos de este año la revista The Economist publicó un especial sobre reflexiones de expertos y sabios de cara a la nueva realidad que estaría enfrentando la humanidad entera desde la aparición de la covid-19. En uno de los 20 postulados se resalta que el mundo está viendo estos años de pandemia como un renacimiento en el cual la gente se replanteará sus metas personales, de trabajo, de salud, de dinero, de familia y espirituales. Especifican que vienen transformaciones y cambios de pensamiento irreversibles. “Acumular, consumir y vivir por lo material pasa al lado negativo de la conversación”, concluyen en este punto.

Quizás una de las tendencias que más puede estar reflejando ese vaticinio es la economía colaborativa y, dentro de ella, el coliving como estilo de vida.

¿Pero en qué consiste este concepto? Pues se trata de una tendencia mundial creciente desde hace por lo menos una década, que, como todos los mercados y escenarios de la economía, tuvo su crisis durante los tiempos de cuarentena, pero que recobró sus fuerzas una vez se reabrieron las fronteras, se reiniciaron los viajes y se les dio luz verde a las infraestructuras de hospedajes para volver a funcionar.

Son básicamente híbridos entre un espacio residencial convencional y los servicios de un hotel, sin límites en cuanto a los tiempos de alquiler o estancias, ya que se pueden arrendar por días, semanas, meses, con una grandiosa ventaja para las dos caras de la moneda: por el lado de quien invierte en este tipo negocio, la rentabilidad puede ser el doble de lo que obtendría con unidad habitacional convencional, y para quien reside o se hospeda temporalmente en el lugar, unos ahorros gigantes en los costos de su estancia.

Sumado a ello, los espacios cuentan con todos los servicios indispensables para una estadía confortable, plena y libre de las cargas propias de una propiedad raíz tradicional, así como zonas que son compartidas entre residentes y huéspedes, lo cual propicia nuevas interacciones y otras maneras de vivir la vida.

Para Colombia es un concepto relativamente nuevo, que, entre otros aspectos, está soportado en la regulación de Comercio, Industria y Turismo vigente desde 2009, pero que no se había considerado como una gran oportunidad de negocio hasta cuando se dio el estallido de la transformación digital y, para contrarrestar los efectos de la pandemia, las actividades económicas se volcaron a las plataformas basadas en la inteligencia artificial.

Juan Fernando Stozitzky Otálora, CFO de Movich Hotels.

Vivir, hospedarse o invertir

En el país existen básicamente dos escenarios para introducirnos en esta tendencia.

El primero de ellos lo constituyen los nuevos edificios que se han construido bajo los parámetros de este modelo, es decir, compuestos por unidades, por lo general pequeñas, para ser explotadas como viviendas turísticas.

Iaron Korn, socio fundador de A Korn Arquitectos, firma especializada en este tipo de producto inmobiliario en el país, lo explica: “Una persona que tiene una propiedad y la utiliza pocos meses del año, en ningún momento en Colombia ha tenido la posibilidad de explotarla legítimamente. Ahora puede lograrlo gracias a las plataformas digitales formales, con la ventaja de abrirse a una clientela de nivel mundial, con todas las garantías y ganando en dólares”.

Korn dice que este modelo de negocio, que ellos han bautizado Morph, “resuelve los dos factores de la ecuación, el de la rentabilidad de quien invierte y el del ahorro de quien arrienda temporalmente”.

Una vez se adquiere el inmueble, la compañía puede brindar todo el soporte para ponerlo a funcionar y ofrecerlo en plataformas, aunque, precisa Korn, el inversor está en absoluta libertad de ofertarlo en cualquier otra estructura digital o mercado.

Con este modelo, A Korn Arquitectos cuenta con cuatros proyectos en funcionamiento, tres en Bogotá y uno en Medellín. Según sus cifras, la ocupación en ellos se aproxima al 80 %.

‘Coliving’ es la perfecta combinación entre la calidez y tranquilidad del hogar, y todas las comodidades y servicios de un hotel. Proyecto La Primera, de A Korn Arquitectos, en Bogotá.

Resiliencia para los hoteles

En otra pista del escenario están los hoteles, los cuales han encontrado en el coliving una de las grandes oportunidades para reactivar sus economías, fuertemente golpeadas por los estragos de la pandemia.

Uno de los jugadores que han entrado en esta onda es la cadena Movich, la cual -bajo su concepto Movich Home y Coliving InterContinental Medellín- ofrece unidades para estancias temporales completamente dotadas, con la posibilidad de acceder a todos los servicios y zonas sociales de la infraestructura hotelera ya instalada.

La oferta tiene una ventaja adicional: la posibilidad de moverse entre las diferentes ciudades donde la cadena cuenta con hoteles, dentro del periodo acordado para hospedarse bajo la modalidad coliving.

La cadena espera que esta línea aporte por lo menos 20 % de las ventas proyectadas durante la reactivación del sector. No obstante, la demanda, según indican, está creciendo a un ritmo mayor al esperado.

Así como los expertos consultados por The Economist aseguran que esta nueva realidad llegó para quedarse, los especialistas opinan lo mismo de la tendencia coliving.